AFP

El ex presidente taiwanés Chen Shui-bian, de 64 años, que cumplía una condena de 20 años por corrupción y falsificación de documentos desde 2008, quedó este domingo en libertad provisional para recibir cuidados médicos en su hogar, informó el Ministerio de Justicia.

Chen, que rompió más de 50 años de gobiernos del Partido Kuomintang (KMT) con su elección en 2000, fue juzgado y condenado tras finalizar su segundo mandato en 2008, y en los últimos años ha sufrido varias enfermedades y una depresión grave.

Este año, Chen presentó dos solicitudes de libertad provisional por motivos de salud, y la semana pasada un equipo médico independiente se pronunció por unanimidad en favor de esa petición.

La salida de Chen de la prisión de Taichung, ubicada en el centro de la isla, ha sido adoptada este domingo por un comité presidido por el director del Centro de Correcciones del Ministerio de Justicia, Wu Hsien-chang.

Chen, según los términos de su libertad condicional, podrá recibir cuidados médicos en su hogar durante un mes, prorrogable en caso de que un comité médico determine que su salud lo siga exigiendo.

La liberación de Chen ha sido una cuestión muy controvertida en Taiwán, ya que desde su encarcelamiento miles de sus partidarios han pedido un perdón presidencial y han denunciado una interferencia política en la condena del exgobernante.

El presidente taiwanés, Ma Ying-jeou, del KMT, no ha accedido a las peticiones de perdón para Chen por considerar, entre otras razones, que no ha reconocido su culpa y sigue proclamándose inocente de los cargos por los que ha sido condenado.

Chen, del Partido Demócrata Progresista (PDP), es un símbolo del independentismo taiwanés y durante su segundo mandato adoptó una política de desafío a la postura china de impulsar la unificación de la isla con el territorio continental.

EFE