Un 40 por ciento de los delincuentes sentenciados a nivel federal en Estados Unidos es de origen latino, una cifra que casi se ha duplicado desde 1991, cuando era del 23 por ciento, reveló un estudio del Centro Pew.

Según el centro, el porcentaje de latinos sentenciados triplica el que corresponde a la proporción de hispanos adultos en la población estadounidense, que se sitúa en un 13 por ciento del total.

Mark Hugo López, director asociado del Centro Pew y autor del estudio junto a Michael Light, opina que este aumento de las sentencias a latinos no responde a una única razón, aunque sí cree que hay factores que han contribuido a ello.

"El crecimiento general en la población de inmigrantes indocumentados y el refuerzo de las políticas federales en materia de inmigración están haciendo que aumenten las condenas de latinos", señaló López en una conferencia de prensa.

Mientras que los crímenes relacionados con la droga fueron el primer motivo de sentencia a blancos y negros en el 2007, esta fue la segunda razón en el caso de los latinos, entre los que los delitos vinculados a la inmigración justificaron casi la mitad de las condenas, un 48 por ciento.

"La proporción de crímenes por droga se ha estabilizado desde los años noventa, y aunque sigue subiendo un poco y llega al 37 por ciento, las cifras relacionadas con la inmigración van mucho más rápido", aseguró López.

Dentro de esos delitos por inmigración, el principal motivo de condena es la entrada o permanencia ilegal en el país, que justifica un 75 por ciento de las sentencias a latinos, y el segundo es el contrabando o transporte de extranjeros ilegales, que asciende a un 19 por ciento del total.

La mayoría de latinos condenados por esta segunda razón reside legalmente en Estados Unidos o ha obtenido la ciudadanía.

Sin embargo, el estudio solo refleja las sentencias aplicadas en tribunales federales, que suponen alrededor de un 6 por ciento del total de sentencias firmadas en Estados Unidos, donde predominan los juicios en tribunales estatales.

Según López, pese a contemplar solo "una pequeña parte del sistema federal", los datos de los que parte el estudio, proporcionados por la Comisión de Sentencias de Estados Unidos (USSC), "eran los mejores disponibles".

"De todas formas, los delitos por inmigración están exclusivamente bajo la jurisdicción de los tribunales federales, y no de los locales o estatales, así que el estudio es muy relevante", indicó López.

EFE