El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, agradeció a su colega brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, el apoyo logístico prestado durante la entrega de seis secuestrados en poder las FARC, al tiempo que dio la bienvenida a la libertad al ex diputado Sigifredo López.

 

Uribe llamó por teléfono a Lula da Silva, a quien "le agradeció el apoyo logístico y operativo para la gestión humanitaria", según una nota oficial.

 

El Gobierno de Brasil puso a disposición de la operación humanitaria dos helicópteros y una tripulación, encargada de recoger, junto a representantes de la Cruz Roja Internacional y la senadora Piedad Córdoba, a los seis liberados.

 

Uribe también se comunicó telefónicamente con López, el último político en manos de las FARC, con quien mantuvo un "diálogo fraterno" y se unió a la alegría de la familia por su liberación, señala el comunicado.

 

Según el secretario de Prensa de la Presidencia, César Mauricio Velásquez, Uribe puso a disposición del político los servicios médicos que presta el Hospital Militar, al igual que todas las instituciones de salud del Estado "tal como se ha hecho con todos los demás liberados".

 

EFE