Foto: EFE
Los fuertes vientos que se registraron el viernes en la capital mexicana y los estados de Puebla, Querétaro, Estado de México y Michoacán dejaron sin luz por varias horas a un total de 523.203 personas en el centro del país, informó hoy el monopolio estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Los vientos, con velocidades superiores a los 60 kilómetros, provocaron "la caída de ramas, árboles y anuncios espectaculares (vallas publicitarias)" y "se registraron severos daños en el servicio eléctrico", señaló la empresa en un comunicado.

Como resultado de las afectaciones a la red generadas por el fenómeno meteorológico "resultaron afectados 59 circuitos de media tensión en el Valle de México, interrumpiendo el servicio a 364.136 usuarios en esta zona", donde se ubica la capital mexicana, cuya mancha urbana se extiende por varios estados vecinos, incluidos el de México y Querétaro.

Según la CFE, hasta la noche del viernes se habían reparado 29 circuitos, lo que representa un avance del 70% en el restablecimiento del servicio a los usuarios afectados en el área metropolitana de Ciudad de México, donde viven unas 19 millones de personas.

Los cortes de energía, que se han registrado repetidamente a lo largo de la semana y se han prolongado hasta por más de diez horas en algunos sectores, continúan todavía en algunos barrios del Distrito Federal, mientras que en otras demarcaciones el suministro de luz es débil o discontinuo.

Fuentes de CFE dijeron a Efe que los técnicos de la empresa se encuentran "recabando información" sobre la situación actual de la red eléctrica en la capital mexicana, la que todavía experimenta fallos y cortes.

De otra parte, en el estado de Puebla se dañaron 21 circuitos, por lo que se interrumpió el servicio a 110.555 usuarios de la sierra de Teziutlán, aunque la electricidad ha vuelto ya en el 75% de la zona.

En tanto, en Michoacán resultaron averiados 20 circuitos, lo que dejó sin luz a 48.512 personas, de las cuales un 89% amaneció hoy con el servicio nuevamente restituido.

Para atender los daños la CFE destinó a 2.600 trabajadores de la empresa e incrementó la capacidad de su centro de atención telefónico, el cual "por momentos se saturó", reconoció la eléctrica pública.

La CFE asumió recientemente el control de la gestión del suministro energético en la metrópoli y sus alrededores, después de que el Gobierno liquidara por decreto la empresa pública que lo manejaba, Luz y Fuerza del Centro (LyFC), en octubre.

La decisión, que se tomó con un conflicto sindical como fondo, estuvo motivada, según el Ejecutivo, por la falta de eficiencia y los elevados costos de LyFC.

EFE