Walmart retira las armas de sus tiendas físicas en EE.UU. por precaución tras incidentes

La medida se produce después de que Filadelfia anunciara un toque de queda nocturno tras dos noches de disturbios por el asesinato policial de Walter Wallace, quien se convirtió en el último afroestadounidense en morir a manos de la policía.

Walmart decide retirar de exhibición las armas de fuego. | Fuente: EFE/Referencial

El gigante estadounidense de la venta al detal Walmart retiró armas y municiones de los estantes de sus tiendas físicas en Estados Unidos tras los disturbios en Filadelfia esta semana, dijo una portavoz el jueves. 

El gigante minorista continuará vendiendo los artículos a los consumidores que los soliciten, pero los mantendrá fuera de exhibición

Las armas y municiones se venden en aproximadamente la mitad de las tiendas estadounidenses, principalmente en lugares donde la caza es popular, detalló una portavoz de la compañía. 

"Hemos visto algunos disturbios civiles aislados y, como lo hemos hecho en varias ocasiones durante los últimos años, hemos retirado nuestras armas de fuego y municiones del piso de ventas como medida de precaución para la seguridad de nuestros asociados y clientes", dijo una portavoz de Walmart

"Estos artículos siguen estando disponibles para la compra de los clientes", aclaró.

La medida se produce después de que Filadelfia anunciara el miércoles un toque de queda nocturno tras dos noches de disturbios por el asesinato policial de Walter Wallace, quien se convirtió en el último ciudadano afroestadounidense en morir a manos de la policía.

Masivas manifestaciones

Las muertes anteriores de George Floyd, Breonna Taylor y otros ciudadanos afroamericanos han generado protestas masivas en todo Estados Unidos este año. 

Walmart había tomado una medida similar respecto a la venta de armas tras la muerte de Floyd en mayo a manos de un policía blanco.

En Filadelfia, miles de personas han salido a las calles, con saqueos y estallido de violencia, desde que la policía disparó el lunes contra Wallace, que portaba un cuchillo. La familia de Wallace dijo que tenía problemas de salud mental. 

El alcalde de la ciudad, Jim Kenney, dijo que no habría toque de queda el jueves por la noche, pero alentó a los residentes "a permanecer en casa, a menos que sea necesario viajar".

(Con información de AFP)