Fuertes vientos destruyen salón de recepción y desatan el pánico durante boda [VIDEO]

Las imágenes que lograron grabar algunos invitados a la boda en Santa Fe, ciudad de Argentina, muestran la fuerza de los vientos, que rompieron los ventanales y arrastraron cortinas, manteles y cubiertos.

Capturas del momento en el que un temporal interrumpe boda en Argentina. | Fuente: Twitter

Un gran susto se llevaron los novios e invitados a un boda en la ciudad de Santa Fe, en Argentina, cuando un temporal arrasó con el salón de recepciones donde se encontraban celebrando el matrimonio.,

"Fue una tremenda desgracia con mucha suerte. Agradecemos a Dios que no hay ningún herido de gravedad", contó al diario argentino Clarín Mariángeles Rolón, la novia que estaba celebrando su casamiento el lunes por la noche.

Los asistentes se encontraban bailando y disfrutando del evento, cuando fueron sorprendidos por fuertes ráfagas de más de 150 kilómetros por hora. Las imágenes que algunos invitados alcanzaron a grabar con sus celulares muestran la fuerza de los vientos, que rompieron los vidrios de los ventanales y arrastraron cortinas, manteles y cubiertos.

En medio de todo, algunas personas lograron llegar a las mesas para recoger sus artículos personales y luego salir corriendo presas del pánico. "La gente estaba en shock y se tuvo que refugiar en lo baños", reveló la protagonista.

Afortunadamente no hubo heridos de gravedad, únicamente algunos niños sufrieron raspones y varios adultos resultaron con pequeños cortes en los brazos por los vidrios que salieron volando. Incluso, a una de las empleadas que limpiaba los baños fue golpeada por una puerta.

"Fueron minutos que parecieron una eternidad, porque donde explotaron los vidrios estaban los niños, y en ese lugar también había gente grande, y teníamos que trasladarlos a la otra punta para que estén resguardados", agregó la flamante esposa al medio argentino.

Además contó que en un primer momento pensaron que podrían reanudar la celebración, pero rápidamente se dieron cuenta de que era imposible. "El lugar había quedado destruido. Ni siquiera podíamos seguir comiendo porque se había caído el techo sobre la comida", recuerda ahora con una mezcla de humor y resignación. "Ya está, no habrá segunda parte, esto fue suficiente", concluyó.

¿Qué opinas?