El drama de Zahra: niña quemada viva para saldar una deuda de honor

La menor de 14 años tenía varios meses de embarazo cuando fue quemada viva, ella dejó de existir tras días de agonía. Pero su trágica historia no comenzó ahí.
Zahra Azam es la última víctima de los conocidos crímenes de honor en este país musulmán. | Fuente: ABC

Zahra Azam era una adolescente de 14 años que, a pesar de tener varios meses de embarazo, fue quemada viva para saldar una deuda de honor en Afganistán. Ella es la última víctima de los conocidos crímenes de honor en este país musulmán.

Quemada viva. “(Ella) tenía quemaduras que llegaban hasta el hueso”, fueron las palabras del médico que atendió a la menor. Zahra falleció el pasado 18 de julio tras varios días de haber estado agonizando. El bebé que llevaba en su vientre había muerto días antes a consecuencia de las quemaduras, informó el director del hospital, Mohammed Sabir, según publica el portal El Mundo.

El calvario de Zahra. La trágica vida de Zahra empezó tras cumplir 12 años. Su padre se había casado dos años antes con otra mujer sin el permiso de la nueva familia; motivo por el cual, para saldar esa deuda, entregó a su pequeña como dote. Ella tuvo que casarse con uno de sus integrantes, quienes por motivos que se investigan, decidieron quemarla viva a pesar que tenía un avanzado estado de gestación.

“(Ella) tenía quemaduras que llegaban hasta el hueso”, fueron las palabras del médico que atendió a la menor. | Fuente: ToloNews

Tradición del ‘Bad Dadan’. Este hecho se produjo en la provincia de Ghor, al noroeste de Afganistán. Según la policía se siguió la conocida tradición del Bad Dadan, una práctica ancestral que consiste en ofrecer a niñas y mujeres para saldar una deuda entre familias o tribus enfrentadas y en caso se produzca una ofensa de honor entre ambas significa una sentencia de muerte.

Víctima de violencia doméstica. Mohammed Azam, padre de la menor, contó a la policía que su hija desde el primer momento que se casó sufrió violencia doméstica. Incluso, su nueva esposa Taza Gul, contó que Zahra, antes de contraer matrimonio, ya había sido apaleada y acuchillada, además acusó a su antigua familia de haber abusado de ella misma, situación que la llevó a marcharse de su casa con su nuevo marido. Ante ello su progenitor, cede a su pequeña hija a esta nueva familia, pero ahora se lamenta y quiere que se haga justicia.

Otros crímenes de honor. Según el Ministerio de Asuntos para la Mujer en Afganistán, más de 600 casos se han registrado los últimos tres meses y en lo que va del año se reportaron 2,579 casos. En julio, un hombre apaleó y quemó viva a su hermana porque su prometido no le dio suficiente dinero para celebrar el final del Ramadán. La joven, que sobrevivió, quedó con el rostro y cuerpo totalmente quemado. Un mes antes, en mayo, en Nangarhar, al este del país, una adolescente de 15 años de nombre Morsal fue quemada hasta la muerte dentro de un horno para cocinar pan, todo para saldar una deuda de honor.

Un grupo de artistas afganos recrean el asesinato de la joven Farkhonda en marzo de 2015. Una turba de hombres la golpeó sin piedad hasta la muerte tras ser acusada de haber quemado un corán en un santuario. Tras ello, quemaron su cuerpo sin vida y lo arrojaron a un río. | Fuente: AP
Para la Fundación Thomson Reuters, Afganistán es el país más peligroso del mundo para las mujeres. | Fuente: El País
La violencia también se ha arraigado en la sociedad afgana después de 40 años de guerra. La atención a la salud mental es casi inexistente y hay pocas opciones para una población traumatizada. | Fuente: CDN


¿Qué opinas?