Indonesia | Una joven fue secuestrada en una cueva y usada como esclava sexual por 15 años

La joven fue captada cuando tenía 13 años. Según la investigación, un chamán se la llevó tras convencerla de que estaba poseído por un espíritu. El curandero de 83 años afronta una pena de 15 años

El chamán llamado Jago fue capturado por las autoridades. | Fuente: Policía de Indonesia

Un chamán, de 83 años, fue detenido en Indonesia por tener secuestrada a una adolescente durante 15 años en una cueva de la isla de Célebes, en Indonesia. En ese lugar abusó sexualmente de ella tras lavarle la cabeza, informó este miércoles la policía local.

El indonesio también la hizo abortar en varias ocasiones durante el cautiverio de la joven que ahora tiene 28 años. También afronta una pena de hasta 15 años de prisión.

Según el informe policial, el rescate de la víctima se produjo el domingo pasado en la pequeña cueva en la que vivía confinada, en las afueras de la aldea Galumpang. La joven temía salir porque creía que un espíritu vigilaba la entrada.

El cautiverio

La historia de su cautiverio comenzó en el 2003 cuando tenía 13 años. Según la investigación, el chamán llamado Jago se llevó a la joven, a quien convenció de que estaba poseído por el espíritu de un novio imaginario de la víctima y que deseaba casarse con ella.

Este curandero vivía cerca de la casa de los padres de la adolescente y les dijo que ella había viajado a Yakarta para ganarse la vida. El chamán era respetado por los vecinos de Galumpang por sus supuestos poderes sobrenaturales y medicinales.

El rescate

Durante un tiempo, el chamán entregó regalos a la familia que, según les decía, les enviaba la hija. Los padres perdieron la esperanza de encontrarla cuando los regalos dejaron de llegar. Mientras tanto, Jago mantuvo a la joven cautiva en la cueva. Cada noche se la llevaba a su cabaña cercana a la gruta, donde la violaba.

El asunto salió a la luz este mes cuando un vecino escuchó una discusión sobre el secuestro entre el hijo de Jago y su esposa. Luego fue a denunciarlo a la Policía, según el diario The Jakarta Post.

Indonesia es un país del sureste asiático de confesión musulmana, donde las supersticiones están muy extendidas.

AFP y EFE


¿Qué opinas?