30 millones de niños chinos sufren agresiones sexuales, pero pocos lo denuncian

De los casos denunciados en China, el 30 % involucró a asaltantes acusados de agredir a más de una víctima y en el 70 % de esos casos, los perpetradores eran conocidos por los niños.

La mayoría de los abusos sexuales ocurrieron en escuelas u otros lugares con actividades infantiles. | Fuente: Andina/Referencial

Unos 30 millones de niños han sido víctimas de algún tipo de abusos sexuales en China, un país en el que apenas se denuncian los casos porque este tipo de agresiones siguen siendo vistas como un fuerte estigma, según datos recopilados por varios centros de investigación.

El diario independiente South China Morning Post recopiló algunos estudios sobre violencia infantil, entre ellos uno del Centro de Investigación de la Familia y el Niño de la Universidad Normal de Pekín en el que se señala que entre el 8 y el 12 % de los 270 millones de menores chinos sufrieron algún tipo de agresión sexual y que en torno al 1 % fueron abusados sexualmente.

"Si la investigación es precisa, eso significa que casi 30 millones de niños chinos podrían haber sido víctimas de agresión sexual, y entre ellos, 2,7 millones enfrentaron el peor tipo", apuntaba esta semana el investigador Shang Xiaoyuan en un foro de protección infantil celebrado en Zhengzhou, provincia de Henan.

Según asegura la organización The Beijing All In One Foundation, muy pocos casos de asalto sexual infantil llegaron a los tribunales y entre 2015 y 2018 solo se registraron 11.519.

De los casos denunciados, el 30 % involucró a asaltantes acusados de agredir a más de una víctima y en el 70 % de esos casos, los perpetradores eran conocidos por los niños. La mayoría de los asaltos ocurrieron en escuelas u otros lugares con actividades infantiles.

¿Por qué no se denuncia?

Como parte de su investigación, el equipo de Shang entrevistó a víctimas de 126 casos e identificó varios factores que afectan para que los niños no denuncien. Los principales, la falta de conocimiento sexual entre los niños y sus familias, el miedo a las represalias y el estigma social.

Aunque según denuncian las organizaciones los esfuerzos del Gobierno todavía no son suficientes, algunas provincias como Guandong o Shanghái están creando bases de datos de delincuentes condenados por agresión sexual infantil en los últimos años.

Las autoridades involucradas en la educación y las áreas relacionadas con los niños podrán usar la base de datos para verificar los antecedentes de los candidatos a obtener un empleo.

Con información de EFE

¿Qué opinas?