Así operaba la organización de arreglo de partidos presuntamente liderada por dos ex Real Madrid

Capacitaban a los jugadores involucrados en el arreglo y acordaban hasta el número de córners. Dos canteranos del Real Madrid son señalados como los cabecillas de una red dedicada a amañar partidos del fútbol español. Las autoridades de España los detuvieron en la llamada ‘Operación Oikos’.

Raúl Bravo (derecha) celebra un gol suyo marcado con la camiseta del Real Madrid. | Fuente: AFP

Dos exfutbolistas del Real Madrid, Raúl Bravo y Carlos Aranda, son considerados cabecillas de una presunta red de amaños de partidos de fútbol de Primera y Segunda División de España. Ambos, ya retirados del fútbol, permanecieron detenidos en la prisión de Zuera (Zaragoza) a la espera del pago de la fianza de 100 mil euros impuesta por el titular del Juzgado de Instrucción nº 5 que investiga la causa. Este viernes, cuatro días después de su detención, salieron en libertad provisional.

El caso también involucra a la Sociedad Deportiva Huesca, que hasta esta temporada jugó en primera división (perdió la categoría al quedar último en torneo), a la que la Fiscalía considera una perjudicada más que una persona jurídica responsable penalmente en los hechos. En su caso, el dirigente Agustín Lasaosa, quien este viernes renunció a la presidencia del club, es acusado de estar involucrado con la organización. Otros involucrados son el futbolista Borja Fernández y el jefe de los servicios médicos del Huesca, Juan Carlos Galindo. Los tres mencionados fueron detenidos el pasado martes y también salieron en libertad provisional.

Así operaba la presunta red

La investigación permitió corroborar que los investigados alcanzaron acuerdos con diferentes jugadores para "amañar" al menos tres partidos correspondientes a la Primera, Segunda y Tercera división. Según la Policía, la manipulación de los encuentros se realizaba en varias fases y el resultado llevaba a que el valor de las apuestas se dispare, al punto de que el volumen de dinero por ellas llegó a ser hasta 14 veces más de lo normal.

En la primera fase se seleccionaban los partidos, bien del inicio de la liga o de su final. Después, se realizaba la apuesta intentando "pactar" apuestas combinadas -resultados parcial y final, resultado final y córneres, por ejemplo), lo que les permitía incrementar notablemente los márgenes de ganancia. También llevaban a cabo un proceso de captación, con una primera aproximación de "tanteo" a algún miembro de la plantilla, preferiblemente a uno de los capitanes.

Una vez aceptado el amaño, el pago a los jugadores implicados se producía siempre en efectivo y en dos fases: una previa al encuentro y otra luego de producido el resultado pactado. Los responsables de la organización eran los encargados de anticipar el dinero correspondiente al primer pago a los jugadores y a las apuestas.

¿Qué partidos fueron arreglados?

Fuentes citadas por la agencia EFE precisaron que el partido de primera amañado fue el disputado esta misma temporada, el pasado 18 de mayo, en el estadio José Zorrilla entre el Valladolid y el Valencia, que perdió el equipo local por 0-2. Ese partido le permitió al equipo ganador clasificar a la UEFA Champions League.

Los ex futbolistas Carlos Aranda (izquierda) y Raúl Bravo (derecha) a su salida de prisión. | Fuente: EFE

El de Segunda fue un partido entre el Huesca y el Nástic de Tarragona y su amaño tuvo una fuerte incidencia en las apuestas al registrar las casas un volumen de dinero hasta 14 veces más elevado al normal para esta división. Mientras, el arreglo relativo al partido de Tercera división no dio frutos, pero los jugadores implicados se comprometieron a compensar las pérdidas realizando otro en el futuro.

Las declaraciones de los involucrados

Antes de su liberación, la mayoría de implicados respondió este jueves ante un tribunal. El primero de en declarar fue Borja Férnandez, exjugador del Real Valladolid, quien salió una hora después en libertad con cargos por presunta corrupción y cooperación en estafa, tras el compromiso de pago de una fianza de 50 mil euros. Su abogado, Joan Castelló, ha explicado que su cliente se ha mostrado "sereno y entero" a lo largo de todo el interrogatorio para defender su no implicación en la presunta trama criminal.

Luego declaró el jugador de la SD Huesca, Íñigo López, quien también fue puesto en libertad con cargos por corrupción y cooperación en estafa y organización criminal, pero con una fianza de 75 mil euros y las mismas medidas cautelares que los anteriores investigados. Su abogado, Juan Pablo Lerena, también dijo que su cliente se había mostrado "sereno", aunque cansado tras permanecer detenido desde la mañana del martes pasado en distintas celdas.

El abogado de Ínigo López, además, se refirió a la existencia -según las investigaciones- de tres niveles de implicación en los hechos denunciados. En el menor grado de presunta participación están Lasaosa, Galindo y Borja Fernández; en el medio estaría su cliente; y en el de mayor presunta participación están Raúl Bravo y Carlos Aranda, los supuestos cabecillas. El abogado explicó del Huesca pudieron salir "relajados" al partido que motivó la denuncia, ante el Nástic en 2018, pero recordó que entonces el club ya estaba ascendido, el visitante corría el riesgo de descender y que su cliente ni siquiera estuvo convocado para el encuentro.

Tras la negativa de los dos presuntos cabecillas a declarar, el fiscal jefe de Huesca, Juan Baratech, declaró para confirmar los presuntos delitos imputados y las medidas cautelares solicitadas, aunque sin precisar los nombres y los delitos imputados a cada uno de ellos. Sí admitió que la investigación se inició a partir de una denuncia de la Liga de Fútbol Profesional relativa al presunto amaño del partido Huesca-Nástic, que generó unas apuestas en torno a 1,2 millones de euros, diez veces más que las habituales para un partido de Segunda División.

(Con información de EFE)

¿Qué opinas?