España | Líderes de Podemos someterán sus puestos a votación tras escándalo por compra de casa

Pablo Iglesias e Irene Montero compraron una propiedad valorizada en más de 700 mil dólares, por lo que fueron criticados. Los militantes del grupo izquierdista decidirán si permanecen en sus puestos.
Iglesias y Montero en la conferencia de prensa de este sábado en Madrid.
Iglesias y Montero en la conferencia de prensa de este sábado en Madrid. | Fuente: EFE

El secretario general del partido izquierdista de España Podemos, Pablo Iglesias, y la portavoz parlamentaria de la agrupación, Irene Montero, anunciaron este sábado que someterán sus cargos a la decisión de la militancia tras la polémica suscitada por su compra de una casa.

¿Consideras que Pablo Iglesias e Irene Montero deben seguir al frente de Podemos?", será la pregunta a la que podrán responder las bases del partido izquierdista, que decidirán también sobre la continuidad de ambos como diputados.

Los dirigentes dieron una conferencia de prensa en la que dijeron que consideran que se ha abierto un debate sobre su credibilidad y que se han traspasado "todos los límites posibles de la intimidad". "Les toca a ellos decidir si somos dignos de seguir", dijo Iglesias, quien añadió: "Si nos dicen que hemos de dimitir, dimitiremos".

Polémica en Podemos

Iglesias, de 39 años, y Montero, de 30, son pareja y esperan gemelos para los próximos meses, por lo que decidieron adquirir una vivienda en el municipio de Galapagar, a unos 40 kilómetros de Madrid. Para esto pidieron un préstamo de 540 mil euros (unos 630 mil dólares), ya que el precio de la propiedad supera los 600 mil euros (más de 700 mil dólares).

Según han explicado públicamente, pagaran unos 1.600 euros al mes entre los dos durante los próximos treinta años para devolver el préstamo. La difusión de esta noticia, acompañada de los fotos internas y externas de la vivienda, ha dado lugar a un gran debate, plagado de críticas, en los medios y en la calle sobre si esa decisión era coherente con sus planteamientos políticos.

EFE