Los abusos ocurrieron en varias oportunidades desde que la joven tenía 15 hasta los 17 años. | Fuente: Flickr

Un hombre de 41 años es acusado de violar en repetidas oportunidades a su hija menor de edad, luego de que acudiera durante el verano a la Isla Baleares para conocerla, en el 2017, cuando esta tenía solo 15 años.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares pedirá para el hombre una condena de 16 años por el delito de agresión sexual y también por haber obligado a su menor hija a enviarle fotografías íntimas.

La menor vivía en la Isla Baleares con otros familiares, hasta donde llegó su padre quien, de acuerdo con la Fiscalía, “empezó a tratar a la menor como si fuera su compañera sentimental”, a medida que iban pasando las semanas. El hombre le habría dicho que era normal mantener encuentros íntimos y darse besos en la boca.

La menor reveló que su padre la llevó en una oportunidad a una casa abandonada, en donde la encerró y abusó sexualmente de ella. Tras el abuso, le advirtió que no hablara con nadie sobre lo ocurrido, pues si lo hacía la enviaría a una correccional. Los encuentros posteriores se habrían dado en el mismo lugar y bajo la misma amenaza.

Cuando el denunciado abandonó la isla en cuestión, mantuvo el contacto con su hija a través de Whatsapp, en donde la obligaba a enviarle fotografías íntimas, que fueron encontradas posteriormente por la abuela de la adolescente, quien dio la voz de alarma.  

La Fiscalía española también pedirá una indemnización de 5000 euros en favor de la víctima y que se le imponga al sujeto una medida de libertad vigilada por diez años una vez que abandone la prisión. A esto se le suma una orden de alejamiento por 20 años y la prohibición de ejercer profesiones o actividades que impliquen contacto con menores de edad.

¿Qué opinas?