Obama indulta a los pavos "Honest" y "Abe" por Acción de Gracias

El presidente, que cumplió este ritual por séptima vez, agradeció a sus dos hijas adolescentes, Malia y Sasha, de estar nuevamente a su lado.

Acción de Gracias es el día predilecto de Barack Obama, y por eso,  en su penúltima ceremonia del indulto del pavo como presidente de EE.UU., perdonó a las dos "víctimas", bautizadas como Honest y Abe, y otorgó al segundo el título de "Pavo Nacional de Acción de Gracias".

"He de confesar que Honest está para comérselo, pero esto es la democracia", se encogió de hombros el presidente antes de anunciar ante los congregados en la Casa Blanca que Abe era el escogido por los estadounidenses para obtener el título de pavo oficial.

En los días anteriores al evento, los ciudadanos estadounidenses votaron a su favorito al título de entre los candidatos, ambos de más de medio metro de alto y unos 10 kilos de peso, con lo que la ceremonia adquiere un tono más festivo, sin condenas al horno.

"Como habrán oído, durante meses se ha librado una fiera batalla entre una banda de pavos que trataban de ganar en su carrera hacia la Casa Blanca", dijo Obama en la presentación de la ceremonia, y tras una pausa dramática agregó: "Sí, algunos lo habrán pillado".

El Rose Garden de la Casa Blanca, atestado de invitados entre los que se contaban familias con niños, veteranos, marines y hasta un imán, acogió las palabras del presidente con carcajadas.


Barack Obama en Acción de Gracias | Fuente: EFE

Como en otras ocasiones, el presidente dio un breve discurso flanqueado por sus dos hijas, Malia y Sasha, que acompañaron a su padre y no dejó de mencionar el sentimiento de agradecimiento que reúne a familias y amigos alrededor de la mesa en estos días, y dio las gracias a los hombres y mujeres que sirven al país, así como él mismo dijo sentirse complacido de hacer.

El pavo del año, Abe y su segundo en la línea de sucesión de la corona, Honest, pasarán el resto de sus días en paz en una granja en la llamada Colina del Pavo en Morven Park, una granja histórica en la casa del exgobernador de Virginia Westmoreland Davis (1859-1942). EFE