Las obras, que debían comenzar en 2015, recién empezaron esta semana. | Fuente: TMT

En la ladera del Mauna Kea, un volcán inactivo que domina la isla de Hawái, cientos de manifestantes tratan de impedir la construcción del telescopio más grande del hemisferio norte.

El inicio de la construcción del Telescopio de Treinta Metros (TMT), que según los astrónomos tendrá una resolución doce veces mayor que la del Telescopio Espacial Hubble, se ha atrasado años por las protestas pacíficas, que han contado con el apoyo de celebridades como Dwayne Johnson, Jason Mamoa y Bruno Mars.

Los manifestantes argumentan que este proyecto de 1.400 millones de dólares se pretende levantar en tierras "sagradas", dañaría el medio ambiente y atentaría contra la soberanía de las comunidades autóctonas.

Las obras, que debían comenzar en 2015 y terminar en 2027, aún no arrancaron.

"La construcción se ha atrasado durante años debido a esta situación. El costo también ha subido significativamente", dijo a la AFP Christophe Dumas, astrónomo francés y jefe de operaciones de TMT, quien explicó que ya "el proceso para obtener el permiso de construcción había durado 10 años".

Los manifestantes han dicho al grupo de científicos detrás del proyecto que el TMT puede ser construido en un lugar menos polémico. Propusieron una montaña en las Islas Canarias, España, pero Dumas sostuvo que el Mauna Kea "sigue siendo el lugar ideal" en el hemisferio norte debido a su altitud de 4.205 metros y al porcentaje de noches despejadas "del entorno del 70%".

El nuevo telescopio, según los científicos, permitiría a los astrónomos presenciar "la formación de galaxias en los límites del universo observable, cerca del principio de los tiempos".

Estas condiciones justifican los otros 13 telescopios que ya se encuentran instalados en la ladera del volcán, desde donde se hacen nuevos descubrimientos cada año y se publican estudios científicos. (AFP)


Sepa más:
¿Qué opinas?