Donnie Johnson asumió su culpabilidad y dedicó sus años en la cárcel a la religión. | Fuente: Tennessee Department of Correction

El estado de Tennessee (Estados Unidos) ejecutó a Donnie Johnson, un hombre que fue condenado a muerte por asesinar en 1984 a su esposa, Connie, con una bolsa de basura que le introdujo por la garganta.

Johnson, de 68 años, fue declarado muerto a las 19.37 hora local (00.37 del viernes GMT) tras recibir una inyección letal en la Institución de Máxima Seguridad Riverbend, en Nashville, según notificó el Departamento Correccional de Tennessee.

De acuerdo a documentos judiciales, Johnson asesinó a su esposa, que tenía 30 años, el 8 de diciembre de 1984 en las oficinas de la empresa en la que trabajaba en Memphis (Tennessee) porque ella le había planteado el divorcio tras siete años de matrimonio.

Johnson introdujo una bolsa de basura grande por la boca de su esposa que le provocó la muerte por ahogamiento.

En un principio, Johnson culpó del homicidio al preso Ronnie McCoy, al que esa mañana había recogido de la cárcel para que trabajase para él. Según dijo Johnson, McCoy la mató y él ayudó a limpiar y deshacerse del cadáver porque tenía miedo del preso.

Sin embargo, en el juicio quedó demostrado que lo que ocurrió fue justamente lo contrario: McCoy ayudó a Johnson a limpiar la escena del crimen y a deshacerse del cadáver porque tenía miedo de que le culpasen del asesinato.

Ambos cargaron el cuerpo de Conney Johnson en un vehículo que abandonaron en un centro comercial de Memphis.

Con el tiempo, Johnson asumió su culpabilidad y dedicó sus años en la cárcel a la religión, motivo por el que sus abogados imploraron al gobernador de Tennessee, Bill Lee, que conmutase la ejecución de su cliente por una cadena perpetua.

El hoy ejecutado renunció a su derecho a pedir una última cena y pidió que se la dieran a la gente sin hogar. (EFE)


¿Qué opinas?