Policía en el lugar del ataque
Policía en el lugar del ataque | Fuente: AFP

Once personas murieron y seis resultaron heridas cuando un hombre abrió fuego este sábado en una sinagoga de la ciudad de Pittsburgh, Pensilvania (Estados Unidos)en lo que parece ser uno de los peores ataques antisemitas en la historia de este país. El atacante, que tenía un rifle de asalto y al menos tres pistolas, irrumpió en la sinagoga Árbol de la Vida durante una ceremonia por el nacimiento de un bebé.

El sujeto fue detenido y enviado a un hospital tras un enfrentamiento con la Policía. Las autoridades lo identificaron como Rob Bowers, un residente de Pittsburgh de 46 años cuyas publicaciones en línea estaban repletas de comentarios antisemitas. El director de seguridad pública de Pittsburgh, Wendell Hissrich, dio las cifras oficiales tras el ataque: 11 muertos y seis heridos, incluyendo cuatro policías. Ningún niño fue asesinado.

El ataque

Bowers entró a las 10:00 a.m. a la sinagoga, donde decenas de personas celebraban el día de descanso judío de shabat. Según medios locales, grito: "Todos los judíos deben morir". Stephen Weiss (60), un miembro de la congregación que estaba en el lugar, dijo al diario local Tribune Review que escuchó una docena de disparos que provenían de la entrada. "Teníamos el servicio (religioso) en la capilla cuando escuchamos un fuerte ruido en el área del lobby". Lo reconocí como disparos", contó.

Una mujer en la escena declaró a CNN que su hija estaba con otras personas que corrieron escaleras abajo y se atrincheraron en el sótano de la sinagoga después de escuchar los disparos. "Están a salvo", comentó  La policía acordonó el edificio, que estaba rodeado de patrulleros, ambulancias y un equipo SWAT de la policía.

Reacciones

Es probablemente el ataque más mortífero contra la comunidad judía en la historia de Estados Unidos", dijo Jonathan Greenblatt, director nacional de la Liga Antidifamación (ADL), principal asociación estadounidense de lucha contra el antisemitismo. El presidente de los EE.UU., Donald Trump, calificó el ataque como un "desquiciado acto de asesinato en masa", denunciando el clima de "odio" en el país y el mundo. "

"Este desquiciado acto de asesinato en masa es pura maldad, difícil de creer y, francamente, algo inimaginable, dijo Trump en un acto en Indiana para las elecciones legislativas del 6 de noviembre. Más temprano había dicho que "hay que hacer algo" para evitar este tipo de crímenes, proponiendo endurecer la legislación sobre la pena de muerte contra los autores de ataques en sitios de culto.

(Con información de AFP)