John Rabago, exagente del Departamento de Policía de Honolulu, en Hawái
John Rabago, exagente del Departamento de Policía de Honolulu, en Hawái | Fuente: Captura KICTV

John Rabago, un exagente del Departamento de Policía de Honolulu, Hawái (Estados Unidos), fue condenado a cuatro años de prisión por forzar a un sintecho a lamer el orinal de un baño público, reportaron este jueves medios locales. La sentencia fue dictada por la jueza de distrito Leslie Kobayashi por los hechos acaecidos en enero de 2018, cuando el entonces policía se encontró a Samuel Ingall en unos sanitarios públicos en los que vivía y adonde el policía había acudido para responder a una llamada junto a un compañero.

Según explica USA Today, Rabago amenazó a Ingall con pegarle si no lamía el orinal y lo obligó con fuerza bruta a extenderse en el suelo hasta que así lo hizo. Además, en su denuncia, Ingall aseguró que uno de los dos agentes le dijo que la única manera que tenía de evitar ser arrestado era lamiendo el orinal del baño público, algo que, en diciembre pasado, ambos agentes reconocieron que había hecho Rabago. 

Abuso policial

Los dos policías partícipes de esta escena fueron acusados de violar los derechos civiles de la víctima. Durante la vista para la sentencia, la jueza criticó duramente las acciones del expolicía. "Le quitó su única posesión, su dignidad como ser humano", dijo la magistrada a Rabago, quien, por su parte, pidió perdón. "Hace dos años tomé una decisión de la que no estoy orgulloso. Mis acciones cambiaron el curso de la vida para todos nosotros", expresó.

Esta condena llega después de meses de protestas en todo Estados Unidos contra los abusos y la impunidad policial, especialmente contra las minorías y los más vulnerables. Estas manifestaciones estallaron en mayo después de que el afroamericano George Floyd muriera mientras estaba bajo custodia de la policía de Mineápolis tras suplicar en repetidas ocasiones por su vida.

(Con información de EFE)