Donald Trump | Fuente: El Día

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este viernes a los miembros de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el mayor grupo de presión ("lobby") a favor de la posesión de armas del país, que tienen un "amigo" en la Casa Blanca, y prometió no actuar nunca contra el derecho a portar armas.

"El asalto de ocho años contra sus derechos protegidos por la Segunda Enmienda (de la Constitución de EE.UU.) ha llegado a un final apabullante. Tienen un amigo en la Casa Blanca", aseguró Trump en un discurso ante la convención anual de la NRA, en Atlanta (Georgia). Trump aludió así a las políticas de su predecesor, Barack Obama, quien buscó aumentar los controles sobre la tenencia de armas.

Promesa presidencial. Trump es el primer presidente en intervenir ante la reunión anual de la NRA desde que lo hiciera Ronald Reagan en 1983, un hecho que destacó con orgullo al tiempo que se vanagloriaba del apoyo público que ese poderoso grupo de presión le concedió durante la campaña electoral de 2016. "Ustedes me apoyaron, y yo voy a apoyarles a ustedes ahora", dijo.

"Les prometo esto: Como presidente, nunca interferiré en el derecho del pueblo de tener y portar armas. La libertad no es un regalo del Gobierno, es un regalo de Dios", añadió.

Las armas salvan vidas. Trump instó a los asistentes a mantenerse "vigilantes" ante quienes quieren atacar el derecho a portar armas. "Cuando prohíbes las armas, (el resultado es que) solo los criminales estarán armados", defendió Trump, y aseguró que "una propiedad de armas responsable salva vidas".

Donald Trump participó este viernes en el congreso de la Asociación Nacional del Rifle, en Atlanta.
Donald Trump participó este viernes en el congreso de la Asociación Nacional del Rifle, en Atlanta. | Fuente: EFE | Fotógrafo: ERIK S. LESSER