Nicolás Maduro | Fuente: AFP

Aislado y "rodeado de escorpiones": así quiere Estados Unidos que se sienta el presidente venezolano, Nicolás Maduro, después de que la Casa Blanca señalara con nombres y apellidos a tres figuras clave del chavismo que supuestamente estuvieron a punto de traicionarle esta semana.

El nuevo paso de la Casa Blanca marca una escalada en su guerra psicológica contra Nicolás Maduro, destinada a dividir al entorno del mandatario venezolano para acelerar su caída, pero que hasta ahora no ha dado frutos claros, según los analistas consultados por Efe.

"Maduro está rodeado de escorpiones metidos en botellas, y solo es cuestión de tiempo" que salgan, declaró este miércoles John Bolton, el asesor de seguridad nacional del presidente estadounidense, Donald Trump.

El día anterior, Bolton había asegurado que el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maikel Moreno, y el director general de Contrainteligencia Militar, Iván Rafael Hernández Dala, se habían vuelto contra Nicolás Maduro.

Según el asesor de Trump, los tres habían negociado con la oposición y planeaban "firmar unos documentos" que les habrían permitido mantener su cargo, pero se echaron atrás el martes, cuando el líder opositor al que Estados Unidos y otros 50 países reconocen como presidente, Juan Guaidó, encabezó un conato de alzamiento militar.

"Hablaron, hablaron y hablaron y, cuando llegó el momento de la acción, no estuvieron dispuestos a hacerlo", criticó el enviado de EE.UU. para Venezuela, Elliott Abrams, en una entrevista con Efe este miércoles.

Frustrado por el fracaso de esa supuesta operación, el Gobierno de Donald Trump decidió nombrar en público a los tres chavistas y destapar sus presuntos planes, con el aparente fin de generar en la mente de Nicolás Maduro un estado de desconfianza en sus asesores más cercanos.

El senador republicano Marco Rubio, muy influyente en la política de Trump hacia Latinoamérica, se sumó a esa campaña al tuitear unas fotos del famoso final de Fredo Corleone después de haber traicionado a su hermano en la película "El Padrino II" (1974).

"Aquí una pista de lo que puede pasarle a (Padrino, Moreno y Hernández) si Nicolás Maduro se queda en el poder", escribió Rubio.

No es la primera vez que la Casa Blanca recurre a juegos psicológicos con Venezuela: muchos observadores creen que ese era el objetivo de la nota de "5.000 tropas a Colombia" que pudo leerse en el bloc de notas de Bolton durante una rueda de prensa en enero.

"Hay una diferencia: lo de las tropas de Colombia no era cierto. Creo que sí hay algo de verdad en lo que están diciendo ahora; hay gente alrededor de Maduro que está conversando con la oposición", dijo a la agencia Efe Fernando Cutz, exasesor de DonaldTrump sobre asuntos latinoamericanos.

El exfuncionario cree que identificar a los que supuestamente iban a traicionar a Maduro es "un error estratégico", porque supone "garantizar que nunca más van a trabajar con la oposición o con Estados Unidos", y duda de la eficacia de esa táctica.

"Si haces que Maduro se vuelva paranoico sobre la gente que le rodea, puedes avergonzarle, pero no necesariamente le debilitas. Es probable que se apoye más en los que sabe que le son leales", sostuvo Cutz, que abandonó la Casa Blanca el año pasado.

Al menos ante las cámaras, Nicolás Maduro y Vladimir Padrino han mostrado unidad desde el martes, y "mientras tanto, Estados Unidos ha dado una imagen ridícula, tratando de jugar a pequeños juegos sin conseguir nada", opinó Christopher Sabatini, experto en Latinoamérica en la Universidad de Columbia.

¿Qué opinas?