El juicio contra Stephan Ernst se desarrolló bajo fuertes medidas de seguridad por la gravedad del caso. | Fuente: EFE

La justicia alemana condenó este jueves a cadena perpetua al neonazi Stephan Ernst por el asesinato del político conservador Walter Lübcke de un tiro en la cabeza en junio de 2019 y tras haber sido amenazado por defender la acogida de refugiados.

La Audiencia Territorial de Fráncfort le declaró culpable, en máximo grado, del asesinato por motivos ultraderechistas de ese político local, de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel.

La precisión del máximo grado implica que no puede contar con una revisión de esa pena o su conmutación por libertad vigilada a los 15 años, como sería habitual en el país.

El asimismo encausado Markus H., al que la fiscalía imputaba complicidad, fue condenado a una pena menor de un año y seis meses de libertad vigilada por un cargo de violación de las leyes de armas, al haber proporcionado a Ernst la pistola con que mató al político.

El juicio contra Ernst, de 47 años, se desarrolló bajo fuertes medidas de seguridad por la gravedad del caso, a lo que se sumaban las restricciones derivadas de la pandemia.

La viuda del político intervino, junto a sus dos hijos, como acusación particular y aspiraba a una condena mayor por complicidad contra Markus H.

Ernst expresó durante el proceso su arrepentimiento por el asesinato, que perpetró la madrugada del 2 de junio de 2019, tras sorprender a Lübcke en la terraza de su casa y matarlo de un tiro en la cabeza. Ofreció, sin embargo, hasta tres versiones distintas de lo ocurrido, ya que pasó de implicar directamente a Markus H. a sostener que lo cometió en solitario. (EFE)

Newsletter Todo sobre el coronavirus

La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.

NUESTROS PODCASTS:

- ‘Espacio Vital’: ¿Qué es la fatiga pandémica y cómo evitarla? El Dr. Elmer Huerta responde: