COVID-19 en Francia
COVID-19 en Francia | Fuente: AFP

Francia anunció este lunes 380 muertes por coronavirus en las últimas 24 horas, con un fuerte aumento respecto a las 116 notificadas el día anterior.

Los nuevos casos detectados son 4 022, una cifra muy baja respecto a los últimos días, aunque probablemente se deba a que se hicieron menos análisis por el fin de semana y el festivo del Nuevo Año.

Con estas cifras, Francia registra 2,659 millones de contagios y 65 415 muertes por la pandemia, según los datos divulgados por la Agencia de Sanidad Pública.

La tasa de positividad de los análisis realizados se mantiene en el 5,2 %, el mismo nivel que ayer.

El país tiene actualmente 24 780 personas hospitalizadas por coronavirus, de las que 2 665 están en unidades de cuidados intensivos, añadió la comunicación oficial diaria.

El Gobierno francés, que ha recibido críticas por la lentitud en el arranque de la campaña de vacunación, ha decidido acelerar la marcha con una ampliación de los grupos que van a recibir las inyecciones de forma prioritaria y ahora el personal sanitario de más de 50 años se añade a los ancianos o dependientes que viven en residencias.

Según afirmó este domingo el secretario de Estado de Transportes francés, Jean-Baptiste Djebbari, "el objetivo es vacunar a 26 millones de franceses de aquí al verano".

Es una meta aparentemente mucho más ambiciosa que la que se había fijado hace apenas una semana el primer ministro francés, Jean Castex, que había anunciado 15 millones de vacunados antes del verano.

La diferencia se debe a que el objetivo más conservador de Castex tiene en cuenta únicamente la previsible disponibilidad de la vacuna de Pfizer y BioN-Tech, mientras la anunciada por Djebbari integra otras como las de Moderna y Astra-Zeneca, para las que todavía no hay autorización.

Por otro lado, el ministro de Educación y Deportes, Jean-Michel Blanquer, reconoció este domingo que la perspectiva de una reapertura de los estadios al público este mes de enero con restricciones "es un horizonte que tal vez se aleja un poco" dada la actual situación epidémica.

El Gobierno francés ya ha dado a entender que no se podrán reabrir esta semana, como se esperaba inicialmente, ni los cines, ni los teatros ni las salas de espectáculos, y que tampoco lo podrán hacer los bares, cafés y restaurante el 20 de enero.

(Con información de EFE)