Fotografía referencial
La mujer de 34 años dio a luz a un bebé totalmente saludable. | Fuente: Flickr

En Francia, un grupo de médicos franceses alumbró al primer bebé que nació a partir de un óvulo inmaduro de una paciente con cáncer de mama. La madre de 34 años congeló las células antes de empezar su ciclo de quimioterapias y, años después, fueron descongeladas, fertilizadas e implantadas, según un estudio publicado por la revista Annals of Oncology.

La mujer quedó estéril luego de recibir un ciclo de quimioterapia, para combatir el cáncer de mama que padecía, cinco años atrás. Antes de empezar su tratamiento, los médicos le extranjeron siete óvulos inmaduros de sus ovarios y utilizaron la ténica de maduración in vitro (MIV) para que las células terminaran de desarrollarse en el laboratorio.

Los óvulos maduros se congelaron nuevamente mediante el método de vitrificación, que usa nitrógeno líquido para reducir las posibilidades de que aparezcan cristales de hielo que dañen irreversiblemente la célula.

Cuando la mujer se recuperó del cáncer se había vuelto infértil. Los médicos le dijeron que podrían estimular sus ovarios a que produjeran más óvulos, sin embargo, haciendo eso había un riesgo de que el cáncer volviera, por lo que utilizaron los óvulos congelados cinco años atrás.  

SEIS CÉLULAS

Fueron seis las células que sobrevivieron al proceso de descongelación, siendo fertilizadas a través de la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI). Cinco fertilizaron exitosamente, y un embrión fue transferido al útero de la madre, que quedó embarazada y nueve meses dio a luz a Jules, un bebé perfectamente sano.

“Nuestro éxito con Jules muestra que esta técnica debería considerarse una opción viable para la preservación de la fertilidad femenina, idealmente combinada con la criopreservación del tejido ovárico”, señalaron los médicos en un comunicado.