Al menos 178 líderes sociales fueron asesinados en Colombia desde la firma de la paz con las FARC

La ONU rechazó y condenó "vehementemente" esos asesinatos y consideró que "el recrudecimiento de la violencia" dificulta las condiciones para una paz estable y duradera.
Cientos de personas se congregan en la Plaza de Bolívar en Bogotá (Colombia). | Fuente: Foto: EFE

Una nueva ola de violencia contra líderes sociales prendió las alarmas en Colombia, en donde al menos cuatro de ellos fueron asesinados esta semana, lo que hace temer un recrudecimiento de los ataques de índole política.

Las víctimas más recientes fueron Margarita Estupiñán, asesinada en Tumaco, municipio del departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador, que tiene uno de los mayores índices de violencia del país; Ana María Cortés, en Cáceres (Antioquia); Felicinda Santamaría, en Quibdó (Chocó), y Luis Barrios Machado, en Palmar de Varela (Atlántico).

El número de víctimas varía según el organismo que los contabilice, pero el director del cuerpo elite de la Policía para la protección de líderes sociales, coronel José Restrepo, aseguró que al menos 178 de estos activistas han sido asesinados en el país desde que noviembre de 2016 cuando se firmó el acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC.

Sin embargo, el balance más preocupante es uno de la Defensoría del Pueblo, según el cual entre el 1 de enero de 2016 y el 30 de junio de 2018 fueron asesinados 311.

Juan Manuel Santos, presiente de Colombia, en una conferencia de prensa. | Fuente: Foto: EFE

ONU condena asesinatos

La Organización de Naciones Unidas en Colombia rechazó y condenó "vehementemente" esos asesinatos y consideró que "el recrudecimiento de la violencia" dificulta las condiciones para una paz estable y duradera.

Según el organismo, los asesinatos han ocurrido principalmente en los departamentos de Antioquia, Arauca, Cauca, Chocó, Córdoba, Nariño, Norte de Santander y Valle del Cauca, "sin contar el resto del territorio que también se está viendo gravemente afectado".

La situación de violencia hizo que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ordenara el traslado a Nariño y Cauca de inspectores del Ejército y de la Policía para investigar lo sucedido y proteger a los líderes sociales.

"Quiero condenar una vez más de la forma más enérgica los asesinatos de los líderes sociales", dijo el jefe de Estado durante una visita a Tumaco, donde inauguró un Centro Regional de Atención a Víctimas.

EFE

¿Qué opinas?