Sacerdote polaco fue amarrado y estrangulado tras oficiar misa en una parroquia de Brasil

Kazimierz Wojno, de 71 años, fue encontrado en un terreno en obras, con un alambre en el cuello, después del robo que sufrió la parroquia Nossa Senhora da Saúde. 

Sacerdote polaco murió a los 71 años. | Fuente: Arquidiocese de Brasília

Un sacerdote polaco falleció la noche del sábado tras ser estrangulado durante un atraco a una parroquia en Brasilia, capital de Brasil, confirmaron este domingo fuentes policiales.

Kazimierz Wojno, de 71 años, fue asesinado tras oficiar una misa en la parroquia Nossa Senhora da Saúde, situada en una región noble de Brasilia, mientras que el casero, que también fue hecho rehén, resultó herido, según dijo a Efe la Policía Militar de Brasilia.

Según relató a la policía, un grupo de seis hombres invadió la parroquia la tarde del sábado, les amarró y, a continuación, robó diversos objetos que se encontraban en el interior de la iglesia.

El casero, responsable de vigilar las obras de un auditorio perteneciente a la iglesia, consiguió escapar y pedir auxilio a la policía, mientras que el párroco fue hallado sin vida en un terreno en obras, con las manos y los pies atados y un alambre en el cuello.

La Archidiócesis de Brasilia lamentó la muerte del cura, conocido como Casemiro, quien contaba con 46 años de sacerdocio, y convocó a los fieles para rezar por su alma.

La parroquia de Nossa Senhora da Saúde ya fue invadida el pasado mes de abril, concretamente en un domingo de Pascua, y en aquella ocasión los ladrones robaron el copón de oro donde se conservan las hostias consagradas. El objeto fue encontrado posteriormente en un rastro de Sambaia, una ciudad periférica de Brasilia.

Los índices de violencia de Brasilia se sitúan por debajo de la media. Mientras la tasa de homicidios en el país suramericano era de 37,6 muertos por cada 100.000 habitantes en 2017, en la capital brasileña ese indicador cayó a 20,5 por cada 100.000 personas el mismo año.

EFE

Kazimierz Wojno fotografiaba los eventos eclesiásticos. | Fuente: Arquidiocese de Brasília
¿Qué opinas?