Jair Bolsonaro y Alberto Fernández | Fuente: AFPF

En las últimas elecciones celebradas en Argentina, el pasado 24 de noviembre, el líder de la alianza peronista Frente de Todos, Alberto Fernández, derrotó al actual jefe de Estado, Mauricio Macri, de la mano de la expresidenta Cristina Fernández.

Varios líderes políticos del continente latinoamericano utilizaron sus redes sociales para saludar el triunfo del abogado, tal fue el caso del cuarta vez reelecto para la presidencia de Bolivia, Evo Morales; el presidente de Chile, Sebastián Piñera y el propio Martín Vizcarra, quien a través de Twitter le manifestó su deseo de trabajar juntos para “profundizar los históricos lazos de hermandad” entre ambos pueblos.

Desde un primer momento, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, no celebró el triunfo del candidato de centroizquierda, y aseguró que Argentina “eligió mal” en los últimos comicios. “El primer acto de Fernández fue pedir la libertad de Lula, diciendo que está preso injustamente. No lo quiero felicitar pero no nos vamos a enojar. Esperaremos un tiempo para ver cuál es la posición real de él en la política”, declaró el mandatario brasileño en declaraciones a varios medios.

Es así que este viernes, Bolsonaro ha anunciado que no asistirá a la ceremonia de asunción de Fernández como presidente elenco de Argentina, que se realizará el próximo 10 de diciembre. “No voy, decidido”, dijo el mandatario, quien señaló que su decisión no debe ser tomaba como una “represalia”.

“Hice fuerza por el otro, pero ya que ganó (Fernández) hay que seguir adelante. De mi parte no hay ninguna represalia. Espero que ellos sigan haciendo una política con nosotros, una política semejante a la que Macri hizo hasta el momento”, afirmó el militar en retiro de 64 años.

En el pasado, el presidente electo argentino tampoco ha ocultado su rechazo a las ideas políticas de Bolsonaro, quien aseguró que en caso de que este triunfase ocurriría un “éxodo de argentinos”, parecido al de Venezuela. En aquella oportunidad Fernández le respondió de forma tajante: “Celebro enormemente que hable mal de mí. Es un racista, un misógino, un violento”, comentó.

¿Qué opinas?