Jair Bolsonaro lidera los sondeos de opinión de cara a las elecciones presidenciales del próximo 7 de octubre. | Fuente: EFE

El ultraderechista Jair Bolsonaro, candidato a la Presidencia de Brasil, continúa en cuidados intensivos y tendrá que pasar por una nueva cirugía "de gran porte" para reconstruir el tránsito intestinal tras la puñalada que recibió el jueves durante un mitin.

"Pasados cuatro días tras la herida abdominal por arma blanca, el estado" de Bolsonaro, líder en los sondeos de opinión, "todavía es grave y permanece en cuidados intensivos", señaló el hospital Albert Einstein en el último boletín médico, en el que indicó que no hay "señales de infección".

El polémico abanderado por el Partido Social Liberal (PSL) recibió una puñalada de un hombre mientras era llevado a hombros por un simpatizante en el municipio de Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais (sudeste).

Bolsonaro, un nostálgico de la última dictadura militar en Brasil (1964-1985) y firme defensor de la liberación de la venta de armas, fue entonces operado de urgencia y se le realizó una colostomía en función de las "lesiones graves" que sufrió en el intestino grueso y delgado.

Una vez estabilizado y menos de 24 horas después del ataque, fue trasladado al hospital Albert Einstein de Sao Paulo, donde permanece internado sin previsión de alta hospitalaria.

El equipo médico informó que "será necesaria una nueva cirugía de gran porte posteriormente, a fin de reconstruir el tránsito intestinal y retirar la bolsa de la colostomía", implantada para evitar que las heces infecten la zona abdominal afectada por el apuñalamiento.

"El paciente permanece todavía con sonda gástrica abierta y en íleo paralítico (interrupción aguda del tránsito intestinal), que ocurre habitualmente después de grandes cirugías y traumas abdominales", explicó el centro hospitalario.

Los médicos subrayaron que Bolsonaro "permanece sin señales de infección, recibiendo soporte clínico" y con "alimentación exclusivamente intravenosa". (EFE)