Anne-Elisabeth Hagen y Tom Hagen | Fuente: dagbladet.no

La policía noruega informó que cree que Anne-Elisabeth Hagen, esposa de un millonario noruego desaparecida a finales de octubre, pudo haber muerto y que su supuesto secuestro es una tapadera. "Es más probable que haya sufrido un acto penalmente grave, consideramos menos probable que se trate de un secuestro por motivos económicos. La principal hipótesis se ha cambiado ahora a homicidio", dijo en rueda de prensa el inspector Tommy Brøske.

En declaraciones hechas la semana pasada, Brøske no quiso explicar cuál podría haber sido el motivo del crimen, pero aludió a varios factores para explicar el cambio en las especulaciones de la policía noruega, que mantuvo su último contacto con los supuestos secuestradores a principios de febrero. "Se trata entre otras cosas del tiempo que ha pasado, la falta de señales de vida, la elección de una forma de comunicación poco apropiada y la poca disposición para la comunicación y el contacto", señaló.

La policía noruega tampoco ha querido revelar si hay algún sospechoso en un caso que ha provocado un gran despliegue operativo, con búsquedas de buzos en el lago adyacente a la casa y una amplia investigación en la que ha contado con el apoyo de Interpol y Europol. Hagen, de 68 años, fue vista por última vez el 31 de octubre en su casa en Lørenskog, al noreste de Oslo.

Desaparecida

En la casa de la pareja se encontró una carta de los presuntos captores exigiendo un rescate económico en criptomoneda (9 millones de euros en Monero, según medios noruegos) y amenazando con hacerle daño si no les pagaban. La desaparición se hizo pública en enero pasado, y a finales de ese mes, la familia pidió públicamente una señal de vida y el cambio a otra plataforma digital que facilitase mejor la comunicación.

Anne-Elisabeth Hagen está casada con Tom Hagen, un inversor inmobiliario que controla además una de las principales eléctricas de Noruega. Según la revista económica "Kapital", Hagen ocupa el puesto número 172 entre las mayores fortunas de Noruega, con 1.700 millones de coronas (174 millones de euros). La pareja, que tiene dos hijos, llevaba una vida de bajo perfil, de acuerdo con medios noruegos. EFE

Sepa más:
¿Qué opinas?