Activistas demandan la legalización del aborto en Buenos Aires. | Fuente: AFP

El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, opinó este martes que el aborto no tiene que ser considerado un delito y defendió que el Estado debe "garantizar" a las mujeres una interrupción voluntaria del embarazo segura.

Fernández fue cuestionado sobre el tema por parte de una estudiante argentina que llevaba un pañuelo verde, símbolo de la regularización del aborto, en una conferencia magistral ofrecida por el político en Ciudad de México.

"Toda mi vida enseñé que el aborto no debe ser delito y creo que no debe ser delito. El Estado debe garantizar a la mujer acceder al aborto en condiciones de asepsia", expresó Fernández, quien ha sido profesor de Derecho, en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Fernández, quien asumirá el poder de Argentina el próximo 10 de diciembre, dijo que el aborto hay que entenderlo como "un problema de salud pública" ya que las mujeres sin recursos "recurren a practicarse el aborto en condiciones muy malas", lo que pone en riesgo sus vidas.

Además, recordó que el hecho de que se legalice el aborto "no significa que las mujeres estén obligadas" a abortar: "Aquella que piense que abortar no es una buena salida, simplemente lo que debe hacer es no abortar", dijo entre aplausos.

El mandatario electo dijo que sus contrincantes en las elecciones lo acusaron de "ser amigo de Satanás" por sus posiciones sobre el aborto, a quienes respondió que lo que intenta es "no ser hipócrita y garantizar los derechos de la mujer".

"La violencia de género es insoportable en el siglo XXI"

"En Argentina ha habido muchas demandas sociales, pero de las que se han visto en los últimos años, la que más nos impactó fue la demanda de las mujeres", expresó Fernández, quien reivindicó que "los derechos de la mujer van mucho más allá del aborto".

Fernández, quien dijo que no es "machista ni machirulo", admitió que gracias a las movilizaciones de las mujeres se dio cuenta de desigualdades en las que no se había fijado, como la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Y añadió que "la violencia de género es insoportable en el siglo XXI".

El 9 de agosto de 2018, el Senado argentino tumbó un proyecto de ley que proponía la despenalización del aborto hasta la semana 14 de gestación y que ya había sido aprobado por la Cámara de Diputados.

En otros temas, Fernández contó que la semana pasada habló con el líder laborista británico, Jeremy Corbyn, y explicó que, a pesar de su afinidad ideológica, le reivindicará la soberanía argentina de las Malvinas si se convierte en primer ministro.

"Las Islas Malvinas son parte de Latinoamérica, es un territorio que nos arrebataron. Es cierto que hace muchos años perdimos una guerra, pero eso no quita la soberanía que Argentina tiene sobre las Malvinas", expresó Fernández. Y concluyó: "Sea Corbyn o quien sea, siempre voy a reclamar la soberanía de Argentina sobre las Malvinas". 

EFE

Sepa más:
¿Qué opinas?