Irán
El presidente iraní, Hasan Rohaní, | Fuente: EFE

El presidente iraní, Hasan Rohaní, instó a los países musulmanes a "corregir la imagen negativa del islam" ante el mundo, generada en los últimos tiempos por la violenta actuación de grupos terroristas, en especial el Estado Islámico (EI).

"Debemos corregir la imagen negativa del islam en el espacio real y ciberespacio del mundo de hoy", dijo Rohaní en un discurso pronunciado en Teherán, con motivo de la 29ª Conferencia Internacional de la Unidad Islámica, según informó la agencia oficial iraní IRNA.

El presidente iraní pidió a los países musulmanes unidad para alzarse "contra la ideología y el discurso de la violencia", en lo que pareció una alusión a grupos yihadistas como el EI, al que no mencionó.

Rohaní reiteró que el terrorismo debe ser combatido con "diálogo" y no puede ser eliminado con "bombas".

El presidente iraní instó a "todos los países islámicos de la región y de fuera de la región e incluso a los que hasta ahora han bombardeado y tirado misiles a sus vecinos", en alusión al papel de Arabia Saudí en el conflicto de Yemen, a "esta unión en pro de la vía correcta".

En opinión del mandatario, la violencia que se vive en países de la región, como Libia, Siria, Irak y Yemen, no solo afecta a los musulmanes sino a la "propia imagen del islam" en el mundo.

A juicio de Rohaní, el reclutamiento de combatientes por parte de grupos como el Estado Islámico obedece a, entre otros motivos, "la pobreza económica y cultural" que afecta a la región, y en este sentido criticó el gasto que algunos países musulmanes hacen en armamento para atacar a otros.

"Durante el año pasado, si se hubiera repartido entre los musulmanes pobres el dinero que le pagaron a Estados Unidos para comprar misiles, nadie se habría ido con hambre a la cama por la noche", lamentó el presidente iraní.

Rohaní explicó que para que se produzca la unidad de los musulmanes es necesaria una "conexión económica" entre los países islámicos, que les permita una independencia de los que no lo son.

EFE