Rusia ha lanzado más de 2 000 misiles desde el inicio de la invasión a Ucrania
Ucrania está determinada a restaurar su control sobre las ciudades de Jersón, Melitópol, Berdyansk, Enerhodar y Mariúpol | Fuente: AFP

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, aseguró que Rusia ya ha disparado más de 2 000 misiles durante el ataque a su país, lo que afirmó representa una gran parte de su arsenal.

Señaló que la mayoría de los misiles hicieron blanco en infraestructura civil y no tuvieron beneficio militar estratégico. En el último día, misiles rusos impactaron las ciudades de Mikolaiv y Dnipro, declaró Zelensky la noche del miércoles en su discurso diario a la nación.

El mandatario resaltó las afirmaciones rusas del miércoles sobre el despliegue de nuevas armas láser en Ucrania, señalando que es reflejo del deseo de Moscú de encontrar una alternativa a los misiles.

Un alto funcionario de Defensa de Estados Unidos señaló que Washington no ha visto nada para corroborar las afirmaciones rusas de que ha usado armas láser en Ucrania. El funcionario habló bajo condición de anonimato a fin de revelar la evaluación militar estadounidense.

Zelensky dijo que Ucrania está determinada a restaurar su control sobre las ciudades de Jersón, Melitópol, Berdyansk, Enerhodar y Mariúpol, que actualmente se encuentran ocupadas por las tropas rusas.

“Todas nuestras comunidades y ciudades ocupadas, bajo ocupación temporal, deben saber que Ucrania volverá”, puntualizó el presidente.

Por su parte, el asesor de la Presidencia de Ucrania, Mijailo Podoliak, ha reconocido que retomar las conversaciones de paz con Rusia es algo "imposible" a día de hoy.

En una entrevista para la emisora Radio NV recogida por al agencia UNIAN, Podoliak, quien también lideró en su día los acercamientos y encuentros con la parte rusa, ha incidido en que la posición del presidente, Volodimir Zelenski, es importante para el proceso de acercamiento, pero que en la actualidad es "imposible".

Rusia se prepara terreno para guerra larga en Ucrania

Rusia pasará a un modo defensivo en el sur de Ucrania con la construcción de fortificaciones y mantiene la presión militar en el este en torno a Lugansk e Izium, con cada vez más indicios de que se prepara para una guerra prolongada.

"Rusia se prepara para una larga campaña militar. En las regiones de Jersón y Zaporiyia los ocupantes rusos construyen fortificaciones para pasar a la defensiva en caso de necesidad", declaró el ministro de Defensa de Ucrania, Oleksiy Reznikov, durante una intervención ante altos funcionarios de la UE y la OTAN.

El titular de Defensa llamó a "no permitir que Rusia alargue este conflicto" ya que una campaña prolongada "conlleva al riesgo de una crisis alimentaria global y una nueva crisis migratoria".

(Con información de EFE y AFP)