Karla G

Ocho vendedoras ambulantes de desayuno, gelatina y huevo de codorniz que a diario se ubican en los exteriores de la puerta de Emergencia del hospital Regional Docente de Trujillo, en la región La Libertad, denunciaron la arbitrariedad con que un grupo de agentes de Seguridad Ciudadana actuó en el decomiso de sus mercaderías.

Las mujeres fueron sorprendidas cuando cumplían con su faena diaria y en el intento de proteger sus productos fueron golpeadas, según la denuncia de dos de las agraviadas identificadas como Lizbeth Castañeda, de 30 años de edad, y Martha Barros, de 37, cuyas mercaderías fueron arrojadas al suelo ante la mirada atónita de los lugareños.

“Nosotros tenemos entre 15 y 17 años trabajando aquí y siempre somos objetos de estos abusos. Hoy día nos han golpeado con sus varas y a puñetes, nos han arrojado la comida al suelo y encima se han llevada nuestra taquilla del día”, expresó indignada y entre lágrimas la más veterana de las denunciantes, Martha Barros.

Lea más noticias de la región La Libertad.