Referencial

Juan Carlos Barrios Ávalos, ex trabajador de “La Centralita”, habría confirmado ante la Procuraduría Nacional Anticorrupción la existencia de este inmueble, donde, al parecer, el Gobierno Regional de Áncash coordinaba acciones de sabotaje y chuponeo telefónico.

Así lo expresó Juan Calderón Altamirano, ex aliado del presidente regional, César Álvarez Aguilar, quien dijo que Barrios se acogió a la confesión sincera y también habría revelado que el alquiler del local era pagado con dinero del proyecto especial Chinecas y que en ese lugar también se pagaba a más de 50 personas, entre periodistas y candidatos.

Refirió que antes de presentarse ante la Procuraduría en la ciudad de Lima, Barrios estuvo custodiado por personas del entorno de Álvarez, según le han informado sus familiares.

Añadió que la vida de Barrios está en peligro, por lo que pedirá protección policial para él.

Respecto a los audios presentados por la autoridad regional, Calderón refirió que éstos fueron preparados por gente allegada a la autoridad regional para limpiarlo, pues sabían que en cualquier momento se iban a difundir.

De otro lado, Calderón expresó que cometió un error al insultar a los efectivos de la Policía Nacional cuando lo intervinieron. “Reconozco que está mal. Fue un error que cometí cuando estaba ebrio, pero el contexto en el que me grabaron fue hace siete años cuando se cometía un abuso contra mi hijo”, se justificó.

Asimismo, pidió disculpas a la Policía Nacional y a la población por lo sucedido y dijo que ello no le impide postular al Gobierno Regional.

Lea más noticias de la región Áncash