RPP/ Henry Urpeque

Segundo Javier Purizaca Altamirano es un humilde lustrador de calzado de Chiclayo (Lambayeque), que trabaja desde muy temprano en el parque principal para reunir dinero para su pequeña hija internada desde hace un mes en el Hospital Neoplásicas de Lima, por una enfermedad respiratoria.

Ni el incesante sol del mediodía ni tampoco los golpes de los serenos amilanan a este humilde y gran hombre que con su cajón en mano y la foto de su pequeña trata por todos los medios de conseguir el dinero y poder ver feliz otra vez a su pequeña Leydi Karina.

“Yo necesito que me ayuden porque con los 20 soles que gano todos los días no me alcanza, a mi hijita le están pidiendo medicinas muy caras y mi esposa está en el hospital de Lima durmiendo en los pasadizos porque no tenemos dinero, con este cajoncito nada más salgo adelante”, indicó.

Mientras muestra el DNI de su pequeña una lágrima recorre sus mejillas, se la limpia rápidamente y ante el flash de la cámara se quiebra y pide apoyo a las autoridades.

“Todo estaba bien, un día mi hijita empezó a tener problemas para respirar, la llevamos a las Mercedes, pero la derivaron a Lima porque su caso es grave. Ahora está en quimioterapias y la medicina es muy cara. Ojalá me ayuden con un trabajito”, agrega.

Segundo no tiene celular, lo vendió por unas cuantas monedas para los pasajes y su menú, pero se le puede ubicar desde muy temprano en el parque principal. Además pueden llamar a su esposa Gladys Toro Heredia al número 964651861, para cualquier ayuda.

Lea más noticias de la región Lambayeque