Referencial

Un conductor falleció tras recibir un balazo en la cabeza disparado por un vigilante particular en el pueblo joven Pensacola, distrito santeño de Chimbote (Áncash).

Se trata de Marcos Armas Minaya, de 32 años, quien se encontraba libando licor con un grupo de amigos en las inmediaciones del jirón Casma.

Sin embargo, tras tomar el arma de fuego de Fernando Ramos Oroya, de 22 años, se produjo un forcejeo entre ambos, produciéndose un disparo que acabó súbitamente con la vida del chofer.

Tras el hecho de sangre, el vigilante se entregó a la policía y contó que cuando libaban licor un sujeto intentó robarle sus pertenencias, por lo que sacó su revólver y en el forcejeo se le escapó un proyectil que impactó en su amigo.

El caso es investigado por los efectivos policiales de la Sección de Investigación Criminal (Seincri), quienes informaron que el vigilante porta licencia para usar arma de fuego.

Lea más noticias de la región Áncash