El ministerio de Justicia en coordinación con OSIPTEL ha facultado a las empresas de telefonía celular, para proceder con el corte de líneas y bloqueo de equipos móviles, si se detectan usos prohibidos de ese servicio en los establecimientos penitenciarios de todo el país.

Esta media se toma en cumplimiento de un decreto supremo del sector Justicia que prohíbe a los internos de los centros de reclusión el uso de "celulares".

En ese sentido, el organismo regulador  ha aprobado los criterios a tomar en cuenta para aplicar las medidas restrictivas,  entre las que se encuentran el intercambio recurrente de tarjetas SIM o chips,  y el horario típico de las llamadas.

Cabe mencionar que, para hacer efectiva estas disposiciones, las empresas operadoras utilizarán las señales de sus estaciones base que tienen cobertura en el área de los centros penitenciarios.

Estos anuncios fueron dados en una presentación conjunta por la ministra de justicia Eda Rivas y el presidente de Organismo Supervisor de la Inversión Privada en Telecomunicaciones, Gonzalo Ruiz Díaz.