V

Este 22 de marzo se conmemoró el Día Mundial del Agua y seguramente en muchas ciudades se realizó múltiples actividades que buscan generar conciencia sobre el uso de este recurso.

Sin embargo, más allá de eso, cada uno de nosotros debería reflexionar respecto a los malos hábitos que ponemos en práctica a diario cuando desperdiciamos el agua de diferentes maneras.

Fuente de vida

Sobre este tema, los habitantes de la comunidad campesina Cruz de Mayo, ubicada en el distrito Huaylino de Caraz (Áncash), han querido transmitir un mensaje bastante positivo. Es por ellos que hace solo unos días han instaurado una actividad costumbrista que tiene por finalidad revalorar la importancia del agua.

Y no es para menos, pues ellos poseen una maravillosa laguna. Sí, se trata de la laguna de Parón, ubicada a 4 185 metros sobre el nivel del mar, la cual no solo es considerada su fuente de vida, sino también de esperanza.

Es por eso que para demostrarle a la población y a sus autoridades el valor del agua, realizaron una carrera de postas con chasquis, la cual consistía en llevar un cántaro con agua de la laguna desde su comunidad hasta la Plaza de Armas de Caraz, distancia calculada en 32 kilómetros.


Los Chasquis

Fue así que a las 06:00 horas del último miércoles, 32 chasquis se ubicaron cada mil metros para transportar el cántaro con el agua, el mismo que luego de seis horas aproximadamente fue entregado al alcalde provincial de Huaylas, Fidel Broncano Vásquez, de las manos del presidente de la comunidad, Carlos Milla Osorio.

El burgomaestre y demás autoridades, entre ellas el jefe de la Autoridad Nacional del Agua (ANA), Jorge Luis Montenegro Chavesta, aguardaron la llegada del último chasqui, en medio de la gran expectativa de decenas de escolares y de la población en su conjunto.

Los 20 litros de agua que se encontraban en el cántaro calmaron la sed de todos los presentes y el llenó la pileta de la Plaza de Armas de Caraz.

Defensa férrea

El presidente de la comunidad Cruz de Mayo, Carlos Milla Osorio, expresó que esta actividad fue un homenaje al agua como fuente de vida.

"Hemos querido demostrarle a todos que bajo cualquier circunstancia siempre vamos a defender nuestra laguna porque ella abastece a 20 mil pobladores", sostuvo, añadiendo que el agua es cristalina y no está contaminada.

Ojalá todos aprendieramos a valorar nuestro recurso hídrico, así no habría ningún ser humano que sufra por no tenerlo.

La laguna de Parón ha sido declarada Patrimonio de la Nación.

Por: Yanet Reyes

Lea más noticias de la región Áncash