La protesta de los trabajadores de la empresa agroindustrial Tumán en la provincia de Chiclayo, región Lambayeque, llegó a su día más violento ya que durante la reyerta se incendió una de las oficinas administrativas de la azucarera.

Gran cantidad de documentos, aparentemente planillas, se redujeron a cenizas producto del incendio. Incluso, uno de los manifestantes lanzó una bomba molotov en otro ambiente de esta institución; sin embargo, las llamas fueron controladas.

Mientras que los efectivos policiales usaron gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes que insisten en alterar el orden.

Hasta el lugar llegaron unos 70 agentes de diferentes unidades especializadas para reforzar la seguridad luego que manifestantes intentaron tomar la comisaría del distrito para rescatar a cinco detenidos e incluso quemaron la moto de uno de los efectivos policiales.

Las cinco personas fueron conducidas a la sede de Seguridad del Estado de la ciudad de Chiclayo.

Desde la ciudad de Lima, el congresista Virgilio Acuña llamó a la calma a los trabajadores e instó a los directivos a solucionar el conflicto pues advirtió un futuro desabastecimiento de azúcar, ya que que las fábricas, tanto de Pomalca como de Tumán, están paralizadas.

Lea más noticias de la región Lambayeque