RPP/Carmen Huam

Las calles de cuatro manzanas de la urbanización Nicolás Garatea, en Nuevo Chimbote (región Áncash), lucieron inundadas por la rotura de una tubería de agua potable. 

La moradora Ester Gómez contó que es la tercera vez que ocurre este amigo. Esta vez todo se originó en el medidor ubicado en su vivienda, en la manzana 23 lote 8. 

Por su parte, la pobladora Maura Alvarado Valerio lamentó que a pesar de los reclamos de la población, la empresa Sedachimbote no atienda a los vecinos y deslinde responsabilidad. 

Los vecinos temen que este aniego de las calles genere problemas de salud a sus hijos, debido a la presencia de zancudos. 

Lea más noticias de la región Áncash.