Perú registró 136 agresiones contra periodistas en 2012

Coberturas de mayor riesgo fueron protestas contra proyecto minero Conga y desalojo en La Parada, según Asociación Nacional de Periodistas del Perú.
Referencial

Un total de 136 atentados se cometieron contra los periodistas peruanos durante el año 2012, arroja el balance preparado por la Oficina de Derechos Humanos del Periodista (OFIP), de la Asociación Nacional de Periodistas del Perú (ANP).
 
Se reportan 50 casos de agresiones físicas y verbales. Le siguen 39 amenazas/hostigamientos, 22 presiones jurídicas, ocho trabas al ejercicio periodístico, así como cinco presiones administrativas.
 
La OFIP registra, asimismo, cuatro daños a la propiedad, tres detenciones arbitrarias, tres secuestros y dos robos.
 
Los atentados fueron perpetrados por civiles (40), funcionarios civiles (35), seguido por elementos no identificados (33); policías (22) y propietarios de medios /gerente (6).
 
Lima, Cajamarca y Huamanga con más agresiones
 
La región Lima con 28 ataques a la prensa, Cajamarca con 16 y Huamanga con 11, se convirtieron en el 2012 en las zonas de mayor riesgo para ejercer el periodismo en el Perú. Otras localidades de alto riesgo para la prensa nacional resultaron Chepén con ocho atentados, Huaraz 14 y Chiclayo con seis.
 
También se registraron cinco atentados contra los comunicadores peruanos en San Martín, así como en Lambayeque, mientras en Huánuco, Maynas, Piura y Tumbes se produjeron cuatro agresiones respectivamente.
 
Otros lugares de peligro para la prensa peruana fueron Chincha con tres agresiones y Tacna con igual cifra; así como dos en Huanta, Hualgayoc y Moyobamba.
 
Un atentado se produjo en Arequipa, Atalaya, Alto Amazonas, Barranca, Calca, Celendín, Cutervo, Chucuito, Espinar, Huancayo, Huaylas, Huari, Pacasmayo, Padre Abad, Palpa, Puerto Maldonado, San Román, Talara, Tocache y Utcubamba, de acuerdo con la OFIP.
 
Un total de 42 periodistas de prensa escrita sufrieron atentados este 2012 y 40 del medio radial. Similar cifra se reportó en comunicadores del ámbito televisivo, cuatro en periodistas de Internet y diez de la prensa estatal.
 
De ese total, de acuerdo con el balance, fueron blancos de atentados 87 varones; 33 mujeres y 16 medios de comunicación.
 
Agresiones, amenazas y persecución judicial
 
Las dos coberturas de mayor riesgo para los periodistas en el 2012 se han dado en Cajamarca, todo lo relacionado al proyecto minero Conga y en Lima la cobertura del desalojo del ex mercado mayorista La Parada.
 
En los primeros meses del año, en Cajamarca, el periodista Michel Chumbe Ortiz, conductor del programa La Rotativa Regional de la filial Cajamarca de Radio Programas del Perú y la reportera de Frecuencia Latina, Vanesa Bedoya, fueron agredidos cuando cumplían misión informativa dando cobertura a las movilizaciones de protesta contra el proyecto minero Conga. Enviados especiales de todos los medios de Lima fueron víctimas de la hostilidad no sólo de los manifestantes, sino también de las fuerzas del orden.

Uno de los hechos de mayor gravedad tuvo como protagonista al periodista Éler Alcántara Rojas, de radio El Edén de Celendín, Cajamarca, quien fue secuestrado durante dos horas y media por un grupo de ronderos quienes lo humillaron y amenazaron con hacerle daño físico si no alineaba sus informaciones a favor de su lucha contra el proyecto minero.
 
En Lima, en el mes de octubre, los periodistas Luis García Barahona, de TV Perú, canal 7, Peter Román, de América TV, canal 4, Hugo Alejos, de la revista Caretas, así como, miembros del equipo periodístico de canal N, fueron violentamente atacados por una banda de delincuentes cuando daban cobertura a un operativo municipal en las inmediaciones del mercado mayorista conocido como La Parada.

En dicha cobertura, un reportero gráfico de RPP Noticias fue atacado a golpes por delincuentes con la intención de robarle su cámara fotográfica, mientras la reportera Alicia Retto, de Andina de Televisión y su camarógrafo fueron atacados y Nataly Florián, reportera del diario El Trome, fue víctima de robo.
 
Entre los periodistas a quienes se les ha querido silenciar mediante la amenaza judicial están, en Maynas, Iquitos, Mary Pérez Cora, directora del programa Arpegio Noticias, que transmite radio Arpegio.

En el mes de junio, en Lima, el juez José Rolando Chávez, del 12° Juzgado Penal de Lima, condenó  a dos años de prisión suspendida al director de Diario 16, Juan Carlos Tafur y al periodista Roberto More, obligándole, además, a un pago de 60 mil soles, por concepto de reparación civil. El fallo fue apelado.  
 
Huamanga ha sido también escenario de persecución judicial de la autoridad regional contra el periodismo independiente. A las querellas por difamación contra un grupo de periodistas que han denunciado irregularidades en el gobierno de la región se suma una campaña de desprestigio contra los periodistas de radio Estación Wari y Diario La Calle, principales medios críticos.
 
En el mes de mayo, en  la provincia de Espinar, departamento del Cusco,  el periodista Victoriano Noa Inca fue secuestrado y golpeado por aproximadamente treinta personas que participaban activamente de las medidas de protesta contra las operaciones de la minera Xstrata Tintaya. En circunstancias en que el comunicador cubría las incidencias de dicha manifestación fue rodeado por la turba y sometido a golpes.
 
En el mes de diciembre, en la provincia de Piura, Roger Valle García, periodista de Sol TV, fue herido con un arma de fuego.