Mois

La estadía de miles de pobladores de la provincia puneña de Azángaro en la ciudad comercial de Juliaca generó pánico entre los habitantes y que los negocios atiendan a media puerta a fin de evitar posibles intentos de saqueos.

Por la mañana, el presidente del Comité de Lucha de Azángaro, Cleto Valencia, invocó a la población calcetera a tener calma, pero dijo que “deberían cuidar sus negocios” como medida preventiva.

Los azangarinos se movilizaron por las arterias de la ciudad de Juliaca tras partir desde el puente Maravillas, que fue tomado la noche del martes. Ellos exigen la cancelación definitiva de las concesiones mineras.

Durante su movilización, realizaron un plantón en las afueras de uno de los ingresos del aeropuerto Inca Manco Cápac, el cual está resguardado por gran cantidad de policías.

Lea más noticias del Perú en la sección Nacional