En alianza con:

Siempre prevenidos con las manos limpias

Hace más de 170 años, el húngaro Ignác Semmelweis advirtió que nuestras manos son focos de infección. Insistir en esa idea llevó a ser internado en un hospital psiquiátrico.  Por cierto, era la época que no se conocía la microbiología.

Lavarse las manos puede reducir hasta el 80% de microorganismos.

Años después, los científicos llegaron a la conclusión que las manos acumulan microorganismos como bacterias, virus, parásitos o hongos.  Según señala Lorena López-Cerero, microbióloga y portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), se han identificado entre 104 y 109 causantes de  enfermedades que afectan nuestra salud.

Con la aparición de la Covid-19 a finales de diciembre de 2019, el lavado de manos es la primera medida preventiva para disminuir al máximo el posible contagio.  

Recordemos que el lavado de manos con agua y jabón elimina hasta en un 80% los microbios causantes de diversas enfermedades. Según la Organización Mundial de la Salud, el lavado de manos reduce considerablemente el contagio de enfermedades diarreicas, respiratorias, conjuntivitis, parasitosis o gripe. 

Ante la propalación de un virus totalmente desconocido, lavarse las manos resulta fundamental para nuestra protección. Hacerlo es una acción para estar prevenidos.

Sin embargo, para muchas personas, el lavado de manos no es usual después de diversas actividades: subir al microbús, abrir la puerta de un automóvil, coger cosas con las manos en un lugar público, a la hora de comer un sándwich, al cerrar o abrir la puerta de casa, por ejemplo.

Podemos observar esto en datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Cada año, alrededor de 3.5 millones de niños y niñas mueren a causa de enfermedades prevenibles, principalmente por diarreas y enfermedades respiratorias agudas. Teniendo el hábito de lavarse las manos con agua y jabón, antes de comer y después de ocupar el baño  se evitan las enfermedades.

Los hechos demuestran que todavía hay un porcentaje de personas que carecen del hábito de lavarse las manos, porque ya  definieron sus comportamientos y costumbres. En la actualidad, les resulta difícil cambiarlos.

¿Qué opinas?