Turismo y distanciamiento social

El turismo tiene una buena oportunidad en la naturaleza, donde la mejor experiencia siempre será aquella donde el distanciamiento social es una condición.

Pedro Solano

Pedro Solano

COMPARTE

El gobierno ha anunciado que a partir de mayo se irán reiniciando actividades que puedan operar garantizando la cadena de salud y el distanciamiento social. Ya se ha mencionado a la minería, restaurantes mediante delivery, entre otros; y seguramente iremos incorporando progresivamente más actividades que reúnan las condiciones de seguridad que este nuevo mundo requiere.

Todos coinciden en que el turismo será más bien, uno de los sectores más afectados y de más lenta recuperación. El turismo externo será este año prácticamente inexistente por los cierres de fronteras, la suspensión de vuelos y sobre todo por el temor a viajar en grupos numerosos y espacios cerrados. El turismo interno sin duda se verá también afectado por el mismo temor a abordar aviones y buses, además de la evidente falta de dinero y de “vacaciones” de todos nosotros.

Pero, entonces. ¿hay aún oportunidades de desarrollar algunas formas de turismo en lo que queda del año? Yo creo que sí. Será distinto pero posible y, sobre todo, saludable. Y es que las mejores oportunidades para recuperar progresivamente el sector se encuentran en la naturaleza, en las maravillosas áreas naturales protegidas peruanas, en la enorme cantidad de lugares al aire libre con que contamos en el país, en recuperar el concepto de experiencia y no sólo de visita.

Marcahuasi
Marcahuasi | Fuente: Pedro Solano

Lo ideal es movilizarse a los espacios de naturaleza que tengamos más cercanos y buscar operadores de turismo que nos garanticen las condiciones de seguridad necesarias. En caso de querer explorar más allá, la movilidad en automóvil particular es un medio muy seguro para evitar el contacto social, al igual que los buses pequeños donde se pueden trasladar perfectamente entre una y tres familias. El transporte público interprovincial, así como la aviación comercial irán reapareciendo también, aunque seguramente disminuyendo su capacidad de carga para garantizar las distancias entre las personas. Nada de esto será impedimento para el turismo de naturaleza en grupos pequeños.

La mejor experiencia que alguien puede tener en la naturaleza es la de conectarse con ella, y para esto es invalorable que no haya mucha más gente a nuestro alrededor. Las áreas protegidas del Perú -sean nacionales, regionales o privadas- ya cuentan en muchos casos con protocolos para asegurar la mejor experiencia y la capacidad de carga, por lo que las caminatas, salidas en botes, observación de aves y mamíferos implican siempre mantener el “distanciamiento social”. Adaptar estrategias de turismo con distanciamiento social no es muy complicado en las experiencias de naturaleza: caminas manteniendo la distancia, el almuerzo mediante loncheras sencillas, traslados en auto o buses con número de pasajeros controlados, pernocte en carpas o albergues con cabañas separadas.

Cuando vayamos teniendo más claridad sobre lo que sigue, es importante pensar en nuestras áreas protegidas y en la naturaleza como una excelente oportunidad para reactivar el turismo de manera responsable y segura. Este turismo de naturaleza y rural da mucho empleo en el país y genera oportunidades espectaculares para vincular entre sí a nuestra gente de manera positiva en lo económico, social y afectivo.

Además, conectarnos con la naturaleza será la mejor manera para que nuestro espíritu recupere también su libertad. La naturaleza ha sido por milenios el mejor refugio y cura para el espíritu. Pregúntele a cualquier amigo o amiga cómo se sintió al volver de Lomas de Lúcumo, Pantanos de Villa, Gocta, Paracas, Tambopata o Huascarán. Les apuesto que la mayoría dirá “recargado”.

Los atardeceres desde nuestras ventanas, el caudal limpio del río Rímac y los reportajes de aves, delfines y tortugas en la costa verde han sido conmovedores. Todos los celebramos y agradecemos. La naturaleza nos dice que es hermosa, que es sana y que nos espera. Nos pide que seamos responsables con ella para que siga siendo un hogar viable para todos los seres vivos.

Aprovechemos la oportunidad de visitarla y disfrutarla después de la pandemia. ¡Hagamos turismo de naturaleza! Operadores de turismo, a diseñar paquetes y programas seguros con distanciamiento social y para todo bolsillo. ¡Sí se puede! Mantengamos nuestros cuerpos con distanciamiento social, pero que nuestros corazones se acerquen a la naturaleza.

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, representantes o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.