Tome sus precauciones si va a acampar para recibir el Año Nuevo

El Ministerio de Salud da algunas recomendaciones para evitar problemas en la salud, principalmente intoxicaciones y picaduras de animales ponzoñosos.
Foto: RPP
El Ministerio de Salud recomendó a la población que ha decidido pasar la fiesta de Año Nuevo acampando en playas o zonas campestre tomar precauciones para evitar problemas en la salud, principalmente intoxicaciones y picaduras de animales ponzoñosos como la "viuda negra".

El doctor Marco Antonio Montoya Cieza, director de Saneamiento Básico, Higiene Alimentaria y Zoonosis de la Dirección de Salud IV Lima Este, señaló que son comunes las intoxicaciones producidas por alguna bacteria. Los afectados comienzan a sentir náuseas, dolor abdominal intenso, diarreas, dolor de cabeza, bochornos, ronchas o picazón y en algunos casos vómitos.

Señaló que las comidas picantes, el exceso de grasa y los llamados "tragos cortos" o la mezcla de éstos, sin tener en cuenta su procedencia adecuada, dañan la mucosa gástrica. "Si la persona tiene antecedentes de gastritis o úlceras y hace estos desarreglos es probable que haga una hemorragia digestiva alta que es muy serio y debe tomarse en cuenta".

En ese sentido afirmó que es mejor comer frutas en días y horas previas a la medianoche. "Se puede comer una porción pequeña de carne, unos 120 gramos de filete acompañado de ensalada y abundante líquido", afirmó tras recalcar la importancia del lavado de manos.

Detalló que no se debe llevar alimentos preparados sino crudos, en el caso de la carne prepararlas para la parrilla; los enlatados no deben estar golpeados ni oxidados. También sugurió llevar frutas secas y las frescas.

Montoya también aconsejó llevar suficiente agua para consumir y asearse, teniendo en cuenta que una persona consume diariamente hasta dos litros diarios. De lo contrario -dijo- se debe potabilizar el agua con tres gotitas de lejía por cada litro y dejarla reposar media hora. Otra posibilidad es utilizar pastillas purificadoras de cloro, una tableta por 20 litros de agua y reposarla dos a tres horas.

Por su parte Manuel Espinoza Silva, infectólogo del Instituto Nacional de Salud, aconsejó no acampar cerca de zonas de cultivo o rocosos, o donde hay árboles y troncos para evitar la mordedura de arácnidos, abejas, abispas y serpientes.

"Hace doce año tuve la oportunidad de atender a uno de los sobrevivientes de picadura de abejas, eran dos ingenieros que por alto consumo de licor no se dieron cuenta que golpearon un panal: tenían 1,500 picaduras", recordó al señalar que una persona con problema renal, hipertensa o diabética puede morir más rápidamente.

Una picadura de araña venenosa puede identificarse porque deja dos pequeñas punzadas que en cuestión de minutos se enrojece y se hincha  causando manchitas de sangre como moretones. A las horas se forman pequeñas ampollas.

El galeno recomendó que apenas se detecte la mordedura de serpiente se acuda a un centro de salud. "Es preferible exagerar, cuanto más temprano sea atendido la salud y la vida estará asegurada", comentó.

Señaló que en algunas zonas de Lurín y Mala hay víboras, razón por la cual es mejor dormir en el interior de una carpa.

Finalmente, indicó el botiquín es sólo una ayuda mientras se busca un auxilio médico adecuado. Cuando uno acampa, dijo, hay que asegurar la comunicación (celular), identificar el centro de salud más cercano y llevar en el botiquín calmantes para el dolor en caso de golpes, cremas antisépticas que maten toda clase de bacterias, alcohol, alcohol yodado, agua oxigenada, vendas elásticas, curita, algodón, gasa y cinta adhesiva.

Andina