De no tomar la decisión de desmontar parte del molo de Salaverry que obstruye el pase de arena hacia los balnearios de Buenos Aires, Las Delicias y Huanchaco, este último desaparecería y Trujillo se quedaría sin playas en el futuro.

Así lo afirmó el biólogo Carlos Bocanegra quien señaló que las autoridades locales deben suspender las labores de colocación de piedras o reforzamiento del enrocado en las zonas afectadas por el fuerte oleaje.

Dijo que en su lugar deben dedicarse a la reubicación de las 200 familias cuyas viviendas se ubican en el malecón Colón del balneario Buenos Aires, actualmente la zona más afectada por la marea irregular.

Agregó que el molo de Salaverry tiene más de un kilómetro de largo y debe ser materia de estudio técnico; sin embargo, aseguró que la solución está en el desmontaje parcial o total del molo para  evitar que siga acumulando arena al Sur de Salaverry, en donde ya se ha formado una playa con más de 90 millones de metros cúbicos de arena.

Lea más noticias de la región La Libertad