Foto: Referencial

Un niño de un año se electrocutó tras poner en su boca un tomacorriente en el centro poblado menor El Milagro del distrito liberteño de Huanchaco.

Mientras jugaba en su casa, Benjamín Ugarte cogió el dispositivo, que tenía conectado otros artefactos, y lo introdujo en su boca, lo que originó que se electrocute.

Fernando Ugarte y Nelly Ulillén, padres del menor, se percataron del hecho luego que vieran quemada su boca. De inmediato, optaron por trasladarlo al Hospital Regional Docente de Trujillo.

Los galenos trataron las quemaduras de tercer grado en sus labios y se informó que su lengua quedó partida en dos por lo que será sometida a una reconstrucción.

Lea más noticias del Perú en la sección Nacional