El animal será trasladado al zoológico de Ica.
El animal será trasladado al zoológico de Ica. | Fuente: Andina

Los especialistas del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor), en conjunto con el Departamento Desconcentrado de Medio Ambiente de la Policía Nacional, rescataron recientemente a un mono machín que permanecía en cautiverio al interior de una vivienda del centro poblado San Camilo, en el distrito de Parcona (Ica).

Las autoridades actuaron luego de recibir una denuncia en la plataforma web ‘Alerta Serfor’. Al ingresar a la vivienda, encontraron al animal atado con una soguilla junto a un árbol de higuera.

Tras la intervención, el espécimen fue evaluado por un médico veterinario en la sede de la Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre (ATFFS) en Ica, donde se determinó que el animal es una hembra de aproximadamente seis años.

El primate permanecerá bajo la custodia de los especialistas hasta que se disponga su traslado al zoológico de Ica, donde compartirá el recinto con dos ejemplares machos de la misma especie que también fueron víctimas del comercio ilegal de fauna silvestre.

Serfor advierte del daño que ocasiona el comercio ilegal de fauna silvestre

En la mayoría de casos, los primates que son recuperados, producto de esta actividad ilícita, no pueden retornar a su hábitat natural, debido a que el contacto con los seres humanos genera que no puedan sobrevivir en su ambiente.

Esta situación representa un grave daño a la especie y al ecosistema, puesto que cada animal cumple un rol importante en la naturaleza.

Adicionalmente, las personas que los adquieren y poseen están expuestas a posibles enfermedades, dado que al ser animales silvestres pueden portar y transmitir enfermedades.

Por este caso, el Serfor, organismo adscrito al Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (MIDAGRI), ha iniciado un proceso administrativo sancionador en contra de la propietaria del inmueble donde permanecía el animal.

La Ley Forestal y de Fauna Silvestre contempla sanciones al que posee, adquiere, vende, transporta, almacena, importa, exporta o reexporta, entre otros, de forma no autorizada, recursos de flora y fauna silvestre. Las multas oscilan entre las 0,1 y 5 000 UIT.