ANDINA

El ministro del Ambiente Manuel Pulgar-Vidal opinó que la denuncia constitucional presentada por la bancada fujimorista contra miembros del Poder Ejecutivo y Judicial por la reunión en la que se trató el caso Chavín de Huántar, carece de fundamento, pues se actúo en el marco de la ley.

Dijo que las partes en litigio pueden reunirse con un juez y, para comprobarlo, se puede recorrer las instalaciones del Palacio de Justicia y ver los carteles en los juzgados, con los horarios de atención a los litigantes.

En el caso Chávin de Huántar, señaló que los representantes legales del Estado son el procurador y el ministro de Justicia, cargos que desempeñaban Juan Jiménez y Pedro Cateriano, respectivamente, por lo que estaban en todo su derecho de reunirse con la jueza Carmen Rojassi.

Añadió que todos los días los abogados defensores se reúnen con los jueces que llevan sus casos, e incluso podrían hasta exponerles criterios sobre cómo debería ser la sentencia y no por eso se puede considerar una interferencia.

En alusión a la bancada fujimorista, que presentó la acusación, dijo que todo congresista o bancada tiene derecho a presentar una denuncia constitucional, pero también debe someterse a la decisión tomada por el Congreso.

La bancada fujimorista presentó en la víspera una denuncia constitucional contra el jefe del Gabinete, Juan Jiménez, y contra el vocal supremo, César San Martín, en ese entonces ministro de Justicia y presidente del Poder Judicial, respectivamente, por los audios relacionados al caso Chavín de Huántar.

ANDINA