El canciller de la República, Gonzalo Gutiérrez, afirmó que no debió cuestionarse el pedido de autorización para el frustrado viaje del presidente Ollanta Humala a la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en Costa Rica.

No obstante, el funcionario reconoció que quizá no fue el mejor momento en que dicho pedido fue sometido a votación en el Congreso.

Y es que en la víspera, el Parlamento Nacional iba a definir la suerte de la polémica ley laboral juvenil, que finalmente terminó siendo derogada; pero antes se sometió a votación la autorización al viaje de Humala, del 27 al 30 de enero, hecho que generó resistencia y malestar de parte de congresistas de oposición.

"Lamentablemente se debatió en un momento en que quizás no debía hacerse, pero una autorización al presidente no debe ponerse en cuestión", sostuvo Gutiérrez en entrevista con RPP Noticias.

Recordó que el presidente de la República es el representante del Estado en la política exterior del país, y ese es un mandato constitucional.

"La política exterior del Perú va un poco más allá de la política contingente, y la representación del Estado que tiene el presidente no debe ser cuestionada", aseveró.

El canciller apoyó que haya sido el propio mandatario el que haya tomado la "decisión prudente" de cancelar su participación en la Celac.

Sin embargo, el jefe de la diplomacia peruana hizo una invocación: "Rogaría que este tipo de situaciones se eviten en el futuro, porque afectan la imagen del presidente y la imagen del país, frente a otras naciones".

LEY DE EXTRANJERÍA

De otro lado, el canciller Gonzalo Gutiérrez indicó que junto con Migraciones ya se vienen realizando las coordinaciones para la elaboración de una nueva Ley de Extranjería, pues la vigente es considerada "obsoleta".

"Estamos teniendo conversaciones permanentes para sacar una Ley de Extranjería que sea mucho más precisa y detallada en el trato a los extranjeros, como en el procesamiento de normas y solicitudes en el Perú", manifestó.

Finalmente, hizo un llamado a que se respeten los derechos y garantías tanto de peruanos como de extranjeros.