Barret junto a su gran pedido de hamburguesas.
Barret junto a su gran pedido de hamburguesas. | Fuente: Facebook / Kelsey Golden

Una curiosa orden por una app de entrega de comida nos recuerda la importancia de bloquear nuestros dispositivos con una contraseña.

Una madre en Texas pidió, sin darse cuenta, 31 hamburguesas a un McDonald’s cercano.

Kelsey Golden se encontraba trabajando desde casa mientras su hijo Barret de dos años, como era costumbre, jugueteaba con su celular.

Según relató a CNN, al niño le gusta “activar la cámara y usarla como un espejo” para entretenerse.

En esta ocasión, el niño “empezó a presionar la pantalla, moviéndolo como si su brazo fuera una montaña rusa”, según contó.

La sorpresa del delivery

Entonces llegó la sorpresa, Golden recibió una notificación de la app de delivery DoorDash indicando que “su pedido tomaría más de lo acostumbrado en llegar”.

Eventualmente, un carro llegó a su casa con una bolsa gigante de McDonald’s que contenía 31 hamburguesas con queso.

La mujer pensó por un momento que el repartidor se había equivocado de dirección, pero recordó que su hijo había jugado con su celular y comprobó que efectivamente había pedido 31 hamburguesas.

La orden de US$ 91.70 salió bastante cara, considerando que Barret dejó una propina del 25% y que a nadie en su hogar le gustan las hamburguesas.

Golden avisó en Facebook que tenía hamburguesas gratis, lo que hizo que la historia de vuelta viral.