AFP

La quinta nave tripulada china al cosmos, Shenzhou X, lanzada al espacio el pasado 11 de junio, regresó hoy a tierra con éxito después de completar las operaciones de acoplamiento manual al laboratorio espacial Tiangong I.

La cápsula de retorno de la nave, con tres astronautas en su interior, tocó tierra a las 08:07 horas (02:07 GMT) en la zona de aterrizaje ubicada en el condado de Siziwang, al norte de la región autónoma de Mongolia Interior.

Según la televisión estatal china CCTV, que emitió la llegada de la tripulación espacial en directo, los tres astronautas (Nie Haisheng, Wang Yaping y Zhang Xiaoguang) se encuentran "en buenas condiciones".

Ayudados por personal de tierra del lugar del aterrizaje, los tres astronautas salieron de la cápsula sonrientes y saludando al público tras 15 días en el cosmos -la misión china de mayor duración- en los que llevaron a cabo dos acoplamientos con el laboratorio chino Tiangong I.

Nie Haisheng, comandante de la tripulación de la Shenzhou X y que viajó al espacio por segunda vez, fue el primero en salir de la cápsula, seguido por Wang Yaping, la única mujer astronauta de la misión, y Zhang Xiaoguang.

"Somos soñadores, ahora hemos cumplido nuestro sueño y éste no conoce fronteras", dijo Zhang ante las cámaras pocos minutos después de salir del módulo bajo la mirada del viceprimer ministro Zhang Gaoli, que supervisó la maniobra de aterrizaje desde el mismo centro.

En su viaje, los cosmonautas han llevado a cabo las primeras reparaciones, a pesar de que el aparato pronto dejará de estar activo y caerá a la Tierra en breve. Buena parte se quemará por fricción con la atmósfera y el resto irá a parar al mar.

El país asiático enviará al espacio en el futuro un nuevo laboratorio más avanzado, de cara a la creación, hacia 2020, de la primera estación espacial permanente de China en el espacio.

EFE